Estos son los aliados imprescindibles para recuperar la juventud de tu rostro

A partir de los 30 años, nuestro cutis envejece porque nuestro organismo ya no es capaz de renovarse tan rápidamente y la regeneración celular es cada vez menor. Descubre qué puedes hacer para presumir de una piel sana y joven.

La oxidación, la falta de hidratación, la pérdida de colágeno y elastina que ayudan a la piel a fijarse a los músculos de la cara van haciendo mella en nuestro rostro. Cumplimos los 30 años y notamos las primeras arrugas, la sequedad de la piel, la falta de elasticidad, la pérdida de luminosidad y tersura… Por si fuera poco, factores como el estrés, hábitos poco saludables o una alimentación inadecuada pueden acelerar todo el proceso. Un día te miras al espejo y no te reconoces. Te sientes joven y vital, pero el rostro que te devuelve tu reflejo es el de una persona más mayor. Cuando dejamos atrás el sol del verano, es el momento perfecto para ponerte manos a la obra y acudir a un buen especialista para prevenir y corregir el envejecimiento de tu piel

IM CLINIC, la clínica de cirugía plástica estética y reparadora más innovadora de Europa con un concepto sanitario pionero desarrollado por el Dr. Ivan Mañero, cirujano plástico con más de 20 años de experiencia, nos ofrece alternativas para cada problema, con y sin cirugía, dependiendo si el problema es incipiente o muy evidente. La solución definitiva es pasar por las manos de un buen cirujano plástico, pero si te da pavor el quirófano, debes saber que la medicina estética puede ser una gran alternativa. Siéntate cómoda, dinos qué te preocupa y te diremos cuál es la solución perfecta para ti. 

IM Clinic
IM Clinic

Olvídate de las arrugas en la frente

Las arrugas de la frente nos dan un aspecto malhumorado y envejecido que puede no coincidir con cómo nos sentimos. El lifting frontal o elevación de la cola de las cejas tensa y eleva la piel de la frente para eliminar las arrugas de esta zona, del contorno de los ojos y del entrecejo, lo que nos da un aspecto más juvenil, vital y muy natural.

Si optamos por la medicina estética, el botox es nuestro aliado, especialmente si las arrugas aún no están muy pronunciadas. De hecho, el tratamiento de rejuvenecimiento con botox supone casi el 60% de los tratamientos faciales médico-estéticos. Consiste en unas microinyecciones que se aplican en la zona del entrecejo, la frente y las patas de gallo. El botox relaja la musculatura de la zona y evita que las arrugas se pronuncien más. El resultado es un aspecto más relajado y rejuvenecido del rostro, pero sin perder la expresividad.

Presume de una mirada fresca y joven

Con el paso del tiempo, como es natural, la zona de los ojos envejece y se nota en la flacidez de la piel del párpado (que hace que éste caiga sobre el ojo) o en la acumulación de grasa en la parte inferior, creando las bolsas. Pero también se dan otros cambios más sutiles. Por ejemplo, el ojo pierde su inclinación juvenil tendiendo hacia una línea más horizontal, la piel que lo rodea se vuelve más fina por la pérdida de grasa, lo que da una sensación de ojos hundidos, las cejas pueden haber perdido su altura o quizás sólo una de ellas. Todo ello dan al rostro un aspecto cansado, enfermizo o malhumorado que le resta vitalidad.

Para atacar todos estos aspectos, en IM CLINIC han desarrollado una novedosa técnica llamada blefaroplastia dinámica que, además de eliminar las bolsas y corregir el párpado caído (como hace la blefaroplastia tradicional), mejora otros aspectos de la zona ocular y reubica la grasa para revitalizar todo el rostro.

Esta nueva técnica no solo elimina aquello que sobra, ya sea la bolsa, la grasa o la piel, sino que devuelve aquello que se ha perdido, por ejemplo, la grasa facial o la inclinación del ojo o la altura de la ceja. Y así embellece y rejuvenece la zona de los ojos en todo su conjunto, respetando la expresividad natural. 

Cuando las bolsas de los ojos aún no son demasiado evidentes y pasar por quirófano aún no está en nuestra agenda, la bioplastia puede ser un gran aliado. Se trata de un procedimiento de medicina estética que disimula las bolsas incipientes con unas microinyecciones de ácido hialurónico que se aplican en la zona media del rostro alrededor de la nariz. Con este tratamiento se busca realizar una pequeña proyección de la zona que mejora visualmente la mirada. La recuperación es prácticamente inmediata y se recomienda evitar el sol durante las primeras dos semanas.

mirada fresca
iStock

Olvídate de la flacidez 

Asociamos el lifting facial a personas muy mayores, pero cuando existe flacidez del rostro, puede realizarse a partir de los 45 años. Las nuevas técnicas consiguen que el lifting sea sinónimo de rejuvenecimiento sin modificar la expresividad. Actualmente, el lifting no solo mejora la flacidez de la piel, sino que el cirujano también trabaja toda la musculatura facial y cervical consiguiendo unos resultados muy naturales que perduran en el tiempo. El lifting puede hacerse de todo el rostro o solo de la parte.

Si no queremos saber nada del bisturí, la combinación de hilos tensores y bioremodelación es ganadora si los signos de envejecimiento están empezando a aparecer. Por un lado, los hilos tensores nos permiten recuperar el óvalo facial, elevar la cola de las cejas y recuperar la tersura de la zona del cuello. Y por el otro, la bioremodelación previene y corrige el descolgamiento facial consiguiendo un rostro más firme y rejuvenecido.

iStock cara
iStock

Cutis hidratado: imprescindible ante el frío

Si en verano cada vez estamos más concienciados de proteger nuestra piel del sol y de los agentes externos, en invierno parece que nos relajamos. Pero estos meses también son difíciles para nuestro cutis: el frío, la humedad, el viento, la sequedad ambiental, los cambios bruscos de temperatura, la falta de luz solar… Y ahora también la mascarilla. Todo ello provoca que la piel del rostro se vuelva tirante, se enrojezca, se irrite y pique. Ante esta situación, debemos ofrecer a nuestra piel una hidratación profunda que la mime, la proteja y la rejuvenezca.

Estas son las tres propuestas de IM CLINIC todas de medicina estética y mínimamente invasivas: 

  • Globalmesolift. Este tratamiento exclusivo de IM CLINIC consiste en una mesoterapia facial que combina un cóctel de vitaminas (A, E y C, principalmente), con ácido hialurónico y oligoelementos esenciales para tu cutis. Además, el tratamiento se personaliza según el diagnóstico del médico. De esta manera la piel se rehidrata en profundidad y de manera duradera, se rellena otorgándole un aspecto más turgente y denso, consiguiendo un cutis luminoso, elástico y revitalizado. Y todo ¡en una sola sesión!
  • PRP. El plasma rico en factores de crecimiento (conocido popularmente como PRP) es una serie de proteínas que se encuentran en nuestras plaquetas y que ayudan a acelerar la recuperación del tejido allí donde son inyectadas. Estas plaquetas se consiguen con extracción de sangre del propio paciente (como para un simple análisis) que después de centrifugarla, se inyecta a través de unas microinyecciones en el rostro. El proceso dura unos 30 minutos y es prácticamente indoloro. Con este tratamiento se consigue que sea el propio organismo el que se autoregenere. Nuestro cutis se repara mediante la activación de fibroblastos, es decir, las células que producen colágeno, elastina y ácido hialurónico. De esta manera se mejora la tersura de la piel, se consigue una mayor luminosidad, aumenta el grosor de la piel y  la luminosidad.
  • Microneedling con vitamina C. Este tratamiento mejora la calidad de la piel estimulando la producción de colágeno y permitiendo una mayor penetración de activos. En IM CLINIC adaptan cada tratamiento a la piel y las características de cada paciente por lo que se convierte en un imprescindible para tu rostro tengas la edad que tengas. En total son cuatro sesiones, en las tres primeras se combina el IM Ritual con el tratamiento de microneedling para conseguir un bienestar interno y una mejora de la calidad de la piel: reducción del tamaño de los poros, mejora de la turgencia de la piel, reducción de arrugas finas, cicatrices y marcas. La cuarta sesión consiste en un tratamiento profundo de Vitamina C que permite recuperar la luminosidad y la firmeza de la piel, además de nutrirla en profundidad para afrontar los cambios de temperatura y prevenir el envejecimiento cutáneo.

Continúa leyendo