Las 6 mentiras más extendidas sobre la vitamina C

Tranquila: puedes usarla por el día y por la noche, no irrita, no mancha y la puedes combinar con exfoliantes y retinol. Te contamos todo lo que necesitas saber.

Son tantos los ingredientes y principios activos que, al final, cualquiera se pierde en los mundos de la cosmética. Precisamente, cuando se habla de ellos, uno de los que más controversia genera junto al retinol es la vitamina C, ya que "genera mucho miedo porque, cuando pensamos en ella, nos vamos a sus fórmulas primigenias, bastante irritativas e inestables, algo que ya no ocurre, con fórmulas cuidadosamente estabilizadas y duraderas", comenta Valeria Navarro, directora técnica de la firma cosmética coreana Boutijour. Desmontamos los mitos más comunes que envuelven a este maravilloso antioxidante para aportar calma de cara a su uso, puesto que es uno de los principios clave para tener una piel protegida, iluminada y joven. ¿Cuáles son los bulos más famosos? Los recorremos junto a varias expertas.

¿Se puede usar por el día? 

"No solo podemos usarla por el día, sino que es el momento clave para hacerlo. Una rutina rica en vitamina C se aplicará mañana y noche, pero de hacerlo solo una vez, siempre será por la mañana. De este modo, además de aportar todos sus beneficios habituales, ofrecerá una protección antioxidante ante los temidos radicales libres. Aparte, aporta una luminosidad que es mejor aprovechar por el día", nos explica Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8. 

¿Irrita la piel? 

"Solo irritaba en su forma cívica y con un pH muy bajo. Puede irritar cuando se oxida, pero si esto ocurre, es porque no es una fórmula estable. Actualmente, las firmas más responsables trabajamos con formas auto estables de vitamina C que pueden estar abiertas meses. De hecho, un detalle en el que fijarse es en el color: cuando los sueros estén transparentes o blanquecinos, lo normal es que no estén oxidados y en buenas fórmulas esta duración suele superar los 12 meses", señala Raquel González, directora de educación de Perricone MD. 

¿No se puede usar con retinol? 

"Siempre y cuando se trabaje con formas estables de vitamina C y A (retinol), no debe haber problemas. Solo en sus inicios no eran combinables, porque la vitamina C en su forma pura podía hacer una exfoliación. Como el retinol hace también una función similar, se hablaba de que podía sobre exfoliarse el tejido. Esto ya no ocurre y de hecho uno de los mejores combos es el de la vitamina C con el retinol. Juntos, trabajan en sinergia para renovar la piel, mejorar la pigmentación, sintetizar colágeno y elastina, reducir los poros, etc.", señala Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza. 

¿No se debe aplicar con AHA y BHA? 

"Quien afirma esto es aludiendo a que la vitamina C exfolia, pero las formas estables actuales no exfolian. No hay problema en combinarla con alfa o betahidroxiácidos. De hecho, puede que la vitamina C los apoye ayudando a mejorar hidratación, síntesis de colágeno, hiperpigmentación, etc.", añade Catalina Narváez, directora de educación de Aromatherapy Associates. 

¿Mancha la piel? 

"Cuando se trabaja con vitaminas C muy poco estables (ácido ascórbico puro), éstas podrían producir sensibilidad cutánea y, al exponer la piel al sol, producir hiperpigmentación. Pero esto no ocurre con las formas estables de vitamina C a partir de fosfato de sodio de vitamina C, tetrahexildecil ascorbato o ácido ascórbico etilado. No obstante, siempre lo que mancha es el sol, no los demás productos, por eso es tan importante aplicar SPF", explica Raquel González. 

¿No se puede combinar con niacinamida? 

"No habría ningún problema en trabajar conjuntamente con vitamina C y niacinamida. De hecho, ambas se apoyarán entre sí para tratar aspectos como la pigmentación o el tamaño de los poros", explica Valeria Navarro, directora técnica de Boutijour. 

Continúa leyendo