Los cuatro pasos en la rutina de belleza que debes seguir para acabar con el maskné y purificar tu barbilla (ahora que ya no llevamos mascarilla fuera)

Despídete de los granitos en esta zona del rostro con estos cuatro pasos que deberías seguir en tu rutina 'beauty'.

mascné
Pexels

Que nuestra vida ha cambiado considerablemente desde que comenzó la pandemia no es ningún secreto. Nos hemos habituado al gel hidroalcohólico, a la distancia social y a usar mascarillas a diario. Sin embargo, ninguna de estas medidas nos ha dado tantos quebraderos de cabeza como la última. Sí, la mascarilla y ese amigo que ha traído de la mano en forma de granito ha dado al traste con tu cuidado facial y que puede resultar familiar: el maskné.

Y es que, aunque se trate de una protección esencial a la hora de prevenir los contagios, seguro que más de una vez te has sorprendido a ti misma maldiciendo a la mascarilla por traerte de vuelta esos granitos que no echabas para nada de menos. Claro que este acné provocado por el uso prolongado de la mascarilla no tiene nada que ver con el que tenías durante la adolescencia. O con el acné hormonal y esos pequeños quistes en la cara o los brotes que surgen cada vez que estás un poco más estresada...

El maskné, aunque pueda resultar molesto y exasperante, se puede combatir adaptando tu rutina facial a esta nueva situación y, aunque esto no te guste tanto, con grandes dosis de paciencia. Si hay algo que nos ha enseñado la aparición del maskné es que poco importa el tipo de piel que tengas, puede afectar a cualquiera de ellas. Claro que, si tu piel es grasa o acneica, estamos seguros de que lo estás pasando peor que el resto. Sea como sea, este acné está provocado por el uso prolongado de la mascarilla, lo que hace que se genere una especie de microclima en la zona que cubre y, en combinación con la humedad del aliento, proliferan las bacterias que atacan a la piel. ¿Cómo eliminarlo, ahora que ya podemos quitarnos la mascarilla al aire libre y empezamos a enseñar la barbilla de nuevo? Sigue estos pasos en tu rutina facial para decir adiós a los granitos en esta zona de la cara:

1. Limpieza: La limpieza es la esencia de cualquier rutina de cuidado facial, pero en el caso del maskné mucho más. Aunque tengas cualquier otro tipo de piel, si estás sufriendo por el maskné lo mejor es que optes una rutina facial para piel grasa con acné. En este caso lo habitual es optar por una doble limpieza como la que ha hecho tan conocida a la rutina coreana: lo primero es utilizar un limpiador en bálsamo o con base de aceite que te ayude a deshacerte de las impurezas. Después, apuesta por un limpiador en espuma con base acuosa, a poder ser con ácido salicílico o niacinamida, ya que estos tienen efecto antiinflamatorio. También puedes utililzar cepillos limpiadores como el FOREO LUNA 3 para una limpieza más profunda.

acabar con el mascné
Pexels

2. Hidratación: Al igual que en cualquier otra rutina facial la hidratación es fundamental. Sí, aunque tengas granitos tu piel la necesita, así que si tu hidratante habitual te parece demasiado densa opta por fórmulas tipo gel de absorción rápida. Eso sí, recuerda aplicarla alrededor de media hora antes de salir de casa, justo antes de tu protector solar.    

3. Sérum: Los serums pueden ser grandes aliados en tu rutina facial para combatir los signos del maskné en el rostro. Busca fórmulas no comedogénicas que tengan ingredientes como el ácido salicílico, la niacinamida, el ácido glicólico o el peróxido de benzoilo. Estos ayudan a que tu piel regule la producción de sebo y permiten que las células se regeneren más rápido evitando las marcas.

4.Tratamientos específicos: Si a pesar de todo de vez en cuando sigues encontrándote algún granito puedes recurrir a tratamientos específicos como geles o sticks formulados para secarlos y calmar la piel. 

Continúa leyendo