¿Piel grasa? Anota estos trucos para lucir un cutis perfecto

¿Te gustaría tener una piel perfecta pero no sabes cómo? Imperfecciones, brillos, rojeces... son algunos de los síntomas de la piel grasa, pero puedes tratarlos con esta rutina

cara
Imaxtree

Nos gustaría decir lo contrario, pero sabemos que establecer una correcta rutina facial es complicado y requiere de mucha disciplina. No solo por horarios sino porque, en muchas ocasiones, no sabemos qué tipo de piel tenemos. Se suele confundir la aparición de acné o granitos con tener una piel grasa, cuando no tiene porque ser un factor determinante. Una mala limpieza o el uso de productos no indicados para nuestro cutis puede fomentar la aparición de estas imperfecciones, independientemente del tipo de piel. Entonces, ¿cómo puedo saber cuál es mi tipo de piel?

Cuando hablamos y preguntamos sobre el cutis graso, Cristina Lobato (maquilladora profesional) nos indica lo siguiente: “Una piel grasa es una piel brillante y con una textura grasa, se aprecia el tamaño de los poros (porque están dilatados) y el tono de la piel suele tener un matiz cetrino”. Si, además, se tiene la piel sensible “puede presentar alguna rojez difusa”, aclara la experta.

¿Cómo tratar una piel grasa?

Lo importante, una vez que sabemos cómo es nuestro cutis, es establecer una rutina. En el caso de tener la piel grasa es importante realizar los pasos en un orden determinado para conseguir una piel suave, libre de imperfecciones e hidratada. Cristina Lobato nos cuenta que hay cuatro pasos claves: limpiar, tonificar, hidratar y exfoliar. Eso sí, establecer un hábito es la clave. Y, recordad, según los expertos tardamos 21 días en crear uno.

Limpieza

En las pieles grasas lo esencial, según Cristina Lobato, es la limpieza. Si tenemos maquillado el rostro es importante desmaquillarlo con productos específicos. Asimismo, en el caso contrario y no estar maquilladas, la experta matiza que también es importante limpiarnos la cara porque así fomentamos la duración del propio maquillaje al mismo tiempo que cuidamos el rostro.

Leche limpiadora
La Roche Posay

En este caso, recomendamos la leche desmaquillante de La Roche- Posay (10, 95 €) que elimina las impurezas del rostro sin resecar y ayuda a regenerar la piel.

Si tenemos algún brote de acné la experta recomienda utilizar un limpiador facial que contenga aceite de árbol de té (recordad que tiene propiedades antibacterianas y, además, ayuda a la cicatrización de heridas), puesto que ayudará a eliminar los posibles granitos. 

El limpiador facial purificante de árbol de té de The Body Shop (4, 00 €) ayuda a esta labor fomentando una piel limpia y con menos brillos.

limpiador
The Body Shop

Tonificar

Después de limpiar el rostro de manera adecuada es importante aplicar un tónico para regular el PH del rostro. La función del tónico es “limpiar cualquier tipo de impureza o suciedad que no haya eliminado el limpiador”. Además, “mejorará la textura de la piel e incluso aportará algo de luminosidad”, añade Cristina.

tónico facial
Freshly cosmetics

En esta ocasión, podemos optar por el Tónico facial purificante detox de Freshly Cosmetics (12,00 €) que, además, fomenta la producción de colágeno y elastina.

Hidratación

Es un paso muy importante para el tipo de piel que estamos tratando. Por ello, la experta recomienda para las pieles grasas "cremas hidratantes que aporten hidratación y que además ayuden a dar un efecto calmante y refrescante en la piel". 

crema hidratante
Clinique

En este caso, os recomendamos esta crema de Clinique (29, 00 €) que fomenta la hidratación del rostro regulando el exceso de sebo.

Exfoliación

Cristina indica que exfoliar y ponernos una mascarilla lo hagamos una vez a la semana. Con ello, evitamos que la piel se acostumbre y le damos un plus de hidratación y limpiamos las posibles impurezas.

medi8
Medi8

Un cremoso exfoliante de Medik8 (41,40€) llamado Pore Refining Scrub que mejora el aspecto de la piel. 

Recuerda realizar esta rutina cada día para tener siempre los mismos resultados y controlar el sebo del rostro. 

Marina Vázquez

Marina Vázquez

Mi infancia ha estado siempre acompañada de un lápiz y una libreta, dónde daba vida a miles de historias. Así supe que mi pasión y vocación era escribir; comunicar. La música y la literatura han estado presentes en cada día de mi vida. Sin un estilo fijo, siempre variando. Extrovertida y seria. Puestos a decir también un defecto, he de destacar que tengo mal despertar, pero nada que un buen café no lo pueda hacer más llevadero.

Continúa leyendo