Vídeo de la semana

Reino Unido prohíbe los filtros de belleza a los 'influencers' en Instagram

A partir de ahora el negocio de las 'influencers beauty' estará más regulado y velará por la veracidad de los anuncios de sus productos.

Filtros influencers de belleza
Imaxtree

Seguro que has visto en más de una ocasión cómo una influencer especializada en productos de belleza te muestra su última adquisición a través de las stories de Instagram, ya sea una crema hidratante, un nuevo exfoliante o un contorno de ojos nuevo. También puede mostrar el color de su nueva barra de labios, cómo tapa los poros su nueva base de maquillaje o lo largas que tiene las pestañas gracias a su nueva máscara.

Sin embargo, si te fijas en la parte superior del story, puedes ver el nombre de la influencer y justo debajo, el filtro de belleza que ha utilizado al grabarlo. Filtros que deforman tu cara, te marcan los pómulos, te agrandan los ojos, los aclaran, eliminan las ojeras y alargan las pestañas... ¿Es realmente justo anunciar un producto de belleza con esos filtros que deforman la realidad? 

Reino Unido piensa que no. Y así lo ha decretado la Advertising Standards Authority, el organismo de autocontrol publicitario británico, que ha plantado cara a los líderes de opinión de belleza y apuesta por regular el contenido remunerado en sus redes sociales. ¿Cómo? De forma muy sencilla. Prohíbe el uso de filtros de belleza cuando se está anunciando un producto para mantener la veracidad del efecto de los mismos y evitar engaños fraudulentos. 

Y es que pensándolo bien, ¿realmente se puede ver el efecto de un producto en los stories con filtros? ¿Se puede valorar el efecto de un corrector de ojeras si el filtro de belleza ya te los elimina por su cuenta? Realmente nos hemos acostumbrado a ello, pero no es real. Los filtros de los stories se han convertido en el Photoshop de las redes sociales, sobre todo en el caso de Instagram. 

Filtros de belleza Instagram
Stories destacados de María Pombo y María Fernández Rubíes | Instagram

Yendo más allá, algunos expertos han considerado que el uso de estos filtros nos ha estado minando nuestra propia imagen de nosotros mismos, llegándonos a acostumbrar tanto a nuestra versión mejorada, que podemos detestar nuestro aspecto real. Por ello, influencers como María Pombo han decidido reducir su uso de historias con filtro por su cuenta, con el objetivo de mostrar su verdadera realidad a sus seguidores. 

Mientras que en Reino Unido no solo se revelan contra los nuevos filtros aplicados a stories, si no también a los que ya estábamos acostumbrados y se aplican después de tomar cada imagen, los llamados París, Tokyo, Oslo, Melbourne... Todos aquellos que no muestren la realidad tal y como es, serán prohibidos en las publicaciones publicitarias. 

Fue la influencer Sasha Pallari la que comenzó este movimiento anti filtros con su campaña #Filterdrop, en español "quita los filtros", y denuncia el uso de ellos para borrar sus poros, granos y suavizar la piel hasta el punto de parecer irreal. "Avanzar en esto significa que cada vez que alguien promocione un producto de belleza o de cuidado de la piel a través de las redes sociales, tendremos la probabilidad de ver piel real, textura real, formas reales de nariz, diferentes tamaños de labios y hasta el verdadero color del producto. Las personas ya no se compararán con un anuncio que no se puede lograr sin un filtro. Lo hicimos. Estoy tan orgullosa.", comenta en su perfil en Instagram. 

 

No obstante, en España todavía estamos muy lejos de conseguir una normativa similar que regule de tal forma los anuncios en redes sociales, pero por ahora, se recomienda a todos influencers marcar el contenido que está promocionado con el hashtag #Ad, de anuncio en inglés. Ayudando de tal forma a sus seguidores a distinguir cuando están consumiendo contenido patrocinado y cuando no. 

Paula Reig

Paula Reig

Escribir es lo que más me gusta en el mundo junto a un buen café sin nada de azúcar. Nací en ese vacío legal entre los millennials y la generación Z y todavía sigo buscando mi hueco en el mundo. Lo que tengo claro es que sea donde sea, tendrá un gran armario (o incluso, un vestidor).

Continúa leyendo