Así puede cambiar tu piel un tratamiento de luces LED

Jessica Alba, Kendall Jenner o Victoria Beckham están obsesionadas con el tratamiento. Revolucionario y útil para infinidad de problemas con tu piel promete ser la solución al acné pero también ayuda con la firmeza del rostro. ¿Preparada?

Gtresonline

Cuando hablamos de tratamientos antiedad o antiacné no discriminamos. Cualquier novedad es válida para mejorar nuestra tez: desde cápsulas para cuidarla por dentro con vitaminas y minerales hasta rutinas interminables. Si fuera por nosostras incluso probaríamos brujería, pero parece que con los nuevos avances no será necesario y envejecer como Julianne Moore ahora es posible. O bueno, casi. ¿Lo mejor de todo? Es posible tener la rutina de belleza perfecta en casa.

Nuestra obsesión actual son las mascarillas de luces LED. No son ninguna novedad. Sin embargo, es cierto que ha sido ahora cuando hemos tenido la oportunidad de usarlas en casa, gracias a los dispositivos que lo permiten. Celebrities como Emma Stone, Katy Perry o Victoria Beckham más recientemente, son algunas de las famosas que las utilizan. La it girl subía hace unos días una foto a su cuenta de instagram en la que lo demostraba.

¿Cómo funcionan?

La terapia de luces LED es bastante simple. Las mascarillas funcionan con pulsaciones de alta intensidad. Los rayos se filtran a través piel y activan los procesos internos de esta, como la circulación sanguínea o la producción de colágeno, lo que ayuda a deshacernos de los problemas que queramos tratar de manera duradera. A medida que los años pasan, y el cuerpo envejece, la producción de colágeno disminuye. Alrededor de los 40, se estima que el cuerpo produce la mitad de colágeno que en la adolescencia, lo que provoca la pérdida de elasticidad y flexibilidad de la piel y la aparición de arrugas. Por ello, es muy importante mantener la piel activa y fomentar la producción de esta sustancia que nos garantiza una piel tersa y de aspecto saludable.

¿Cuáles son sus beneficios?

Dependiendo del color de la luz, la terapia de luces LED puede utilizarse para numerosos tratamientos y solucionar muchos problemas de la piel. Las luces de color rojo tratan las pequeñas líneas de expresión y las arrugas, mientras que las luces azules están destinadas a mejorar el acné. Las verdes sirven para la hiperpigmentación, que se da cuando el color de la piel es desigual debido a una falta o exceso de melanina. Algunos gadgets incluyen todas estas tipologías de luz que, combinadas, realizan un tratamiento multidisciplinar. Sin embargo, muchas de las versiones disponibles para un uso casero solo tienen un tipo de luz. Lo más importante de todo es saber qué quieres corregir y elegir un dispositivo que se ajuste perfectamente a tus necesidades. 

¿Con qué frecuencia debo usarla?

Los beneficios de las luces LED son acumulativos. Por lo que cuanto más asidua seas, mucho mejor será el resultado. Si lo que quieres tratar son brotes específicos de acné, lo mejor es que apliques las luces una vez al día. Pero como cada uno tiene su propia rutina, la aplicación deberá adaptarse a tu ritmo de vida y más, tratándose de un tratamiento casero. Se recomienda utilizarla, al menos, cinco veces por semana. Si la utilizas con menos frecuencia no será tan efectiva, pero también notarás resultados. Recientemente, marcas como Neutrógena han lanzado la versión casera de las populares máscaras de luz, concretamente la Visibly Clear Mascara Fototerapia Anti Acné (40€).

¿Es segura?

Las luces LED fueron creadas por la NASA. Solían utilizarse para curar a los astronautas en el espacio por lo que han sido altamente estudiadas y no son peligrosas porque no contienen rayos UVA. Si sufres alguna enfermedad y tienes alguna duda sobre su uso, siempre puedes preguntar a un profesional antes de comenzar a utilizarlas. Una de las preguntas más frecuentes es si al usarlas, las luces dañarán tus ojos. Y la respuesta es no, ya que las luces siempre vienen con gafas protectoras y las máscaras descartan la zona ocular no focalizando ahí la luz. Sin embargo, esta precaución es solo para combatir el brillo de los rayos, no la luz en sí misma, así que si tienes los ojos sensibles, es recomendable cuidarlos durante el proceso. 

¿Qué dices? ¿Te apuntas a este tratamiento?

Continúa leyendo