Rutinas de limpieza: ¿cuáles existen y cuál es la que mejor encaja con cada tipo de piel?

¿Sabes limpiar y cuidar tu rostro como realmente lo necesitas? Estos son los pasos a seguir en tu rutina de belleza con cada tipo de piel.

El desconocimiento o la falta de consejo farmacéutico y profesional, en ocasiones nos lleva a elegir tratamientos que no son los más adecuados a nuestro tipo de piel. ¿Realmente sabes qué necesita tu piel y cómo seguir una rutina de belleza personalizada perfecta para ti? La piel de cada persona es única y, como tal, requiere cuidados muy distintos y personalizados. Los productos que se utilicen deben adaptarse a sus diferentes necesidades y, por ello, es fundamental identificar cuál es la técnica y rutina que más se adapta a las necesidades de cada una de ellas. ¿Cómo es la tuya? Toma nota de estos consejos para limpiar y cuidar tu piel en función de sus necesidades.

Pieles sensibles: ¡Apuesta por el skinimalismo! Esta técnica sigue el concepto principal del “menos es más”. Se basa en unas pautas sencillas y en usar muy pocos productos para limpiar, tratar o incluso maquillar la cara con el fin de alcanzar el diagnóstico de una piel sana, jugosa y luminosa y evitar  posibles irritaciones o rojeces. Ingredientes calmantes y que fortalezcan tu barrera cutánea como la centella asiática, el ácido hialurónico, las ceramidas o la niacinamida serán tus mejores aliados.

Pieles grasas: ¿Tu piel es grasa o con tendencia a sufrir imperfecciones? Presta especial atención a la limpieza del rostro, dos veces al día, y no te olvides de la hidratación (se tiende a pensar que las pieles grasas no la necesitan). Utiliza limpiadores con algún activo antiacné como el ácido salicílico, tratamientos que regulen el sebo y no te olvides tampoco del uso del protector solar, para evitar que los posibles granitos te dejen manchas. Por supuesto, también es importante exfoliar la piel una o dos veces por semana.

piel
iStock

Pieles apagadas: La aplicación de algo de frío sobre la piel ha sido desde siempre un must en el mundo de la cosmética y es algo de lo que podemos sacar partido en nuestra rutina de belleza diaria, especialmente en personas con pieles apagadas. Antifaces de hielo, cremas de efecto frío o herramientas como el rodillo de Jade favorecen para la aplicación de frío sobre la piel y son perfectos para proporcionar brillo, reducir la hinchazón y mejorar la circulación sanguínea. El uso de vitamina C también te servirá para mejorar el tono de tu rostro y darle vitalidad.

Pieles secas: ¿Piel seca o deshidratada? Utiliza limpiadores sin jabón ‘syndet’, que son suaves y no resecan ni producen tirantez en la piel. Presta especial atención a los cosméticos hidratantes que utilices como último paso: el ácido hialúronico será uno de tus ingredientes favoritos.

Pieles maduras: ¿Piel madura? Este tipo de pieles, con arrugas, posibles manchas y líneas de expresión, así como con pérdida de luminosidad y algo de flacidez debe tratarse específicamente. Además de la siempre importante limpieza diaria, apuesta por sérums o cosméticos concentrados con activos como la vitamina C -antioxidante y despigmentante- o por supuesto el retinol, considerado el activo ‘antiedad’ mas eficaz de todos los que existen. La protección solar también es innegociable.

Continúa leyendo