Rutinas diarias para las pieles sensibles: tres consejos que te cambiarán la piel

Los cuidados imprescindibles para cuidar una tez sensible: no te pierdas los consejos de los expertos.

Tratamientos para pieles sensibles
Imaxtree

Quizá la más problemática, la que más sufre cualquier cambio de tiempo y que refleja cualquier incidencia en forma de rojez o tirantez.

La piel sensible es un tipo de cutis cada vez más común (las estadísticas hablan ya de 7 de cada 10) y que requiere unos cuidados muy concretos para poder estar sana y siempre bonita. Si la sensibilidad es un problema para ti, sigue leyendo para conseguir que deje de serlo.

No es la primera vez que te hablamos de la piel sensible, pero su incidencia empieza a ser tal que siempre se hace necesario realizar un pequeño repaso. Además, te vamos a sugerir algunos productos que, bien ayudarán a calmar esa sensibilidad, bien evitarán esta aumente.

Lo debes tener claro si tu piel es sensible es que requerirá unos cuidados específicos diferentes a otros tipos.

¿Cómo identificarla?

Recuerda que si tu piel es mixta tienes muchas posibilidades de tener sensibilidad, aunque en realidad es una característica que se puede combinar también con el tipo graso y seco.   Brevemente, una piel sensible se caracteriza por:

  • Una continua sensación de tirantez, especialmente en las mejillas
  • La aparición de rojeces con los cambios bruscos de temperatura
  • Presencia de rojeces causadas por pequeños vasos que se rompen, especialmente en las mejillas y la zona de las aletas de la nariz
  • Cuando hace mucho frío se puede llegar a descamar
  • Tiende a irritarse con gestos tan sencillos como probar un producto nuevo o incluso con ciertos alimentos
  • También se irrita con temperaturas muy extremadas

Las causas de la piel sensible no están muy claras. Muchas personas nacen con este tipo de cutis, pero otras lo van adquiriendo con el tiempo. De nuevo, los motivos pueden ser tan diversos como la incidencia de la contaminación atmosférica sobre la piel, la intolerancia que los pesticidas nos hacen desarrollar a ciertos alimentos o la toma de medicamentos.

Si tienes la piel sensible debes:

  1. Ante todo, calmarla con una crema hidratante diaria a base de extractos de ingredientes como el aloe y la camomila.
  2. Protegerla de las agresiones externas como el frío, el viento o los rayos solares con un buen SPF y un producto que nutra e hidrate debidamente
  3. Tener mucho cuidado con cualquier nueva crema que apliques, ya que estas pieles suelen ser muy intolerantes y se irritan con facilidad. Pide siempre una muestra de cada nueva crema para probarla antes.
  4. Pedir consejo al doctor, farmacéutico o experto en estética antes de adquirir ningún producto nuevo.            
  5. No olvidarte de la opción orgánica o bio porque la química es uno de los grandes enemigos de la piel sensible. Busca fórmulas naturales sin siliconas, parabenos o conservantes que pudieran irritarla y alterarla más.

Si nunca has utilizado brumas faciales, ¡anímate!

Lab Biotics Daily Mist Toner, Bruno Vassari
Bruno Vassari

"En las rutinas cosméticas diarias, el tónico suele ser el producto que más fácilmente obviamos", advierten los expertos de Bruno Vassari y, continúan con sus conejos para estas pieles tan sensibles: "Nuestra propuesta es que vayas un poco más allá y que, en lugar del tónico, te hagas fan de las brumas faciales. Estos productos aúnan las funciones básicas de un tónico pero aportan una acción de tratamiento añadida".

¿Por qué es tan importante utilizarlas? "Porque pueden ser una gran ayuda para mantener el confort de tu piel a lo largo de la jornada. Este tipo de productos suelen presentarse en envases que realizan una pulverización muy fina, una brumización, que nos permite refrescar y acondicionar la piel tantas veces como necesitemos a lo largo del día. Son especialmente útiles para aliviar la sensación de deshidratación y sensibilidad que acompaña a la piel cuando permanece largo tiempo en espacios cerrados. Así que nuestro consejo es que abuses de ellas tanto como quieras para darle un extra de hidratación a la piel como con Lab Biotics Daily Mist Toner formulada con kombuchka, entre otros prebióticos, que desensibiliza y fija la hidratación de la piel".

Yoga facial

"El yoga facial es una gran manera de aliviar tu mente y tus rasgos cuando la ansiedad te tensa los músculos de la cara y hace que tu mandíbula esté siempre rígida", explica la Dra. Nathalie Broussard Directora de Comunicación Científica de Shiseido. "Para relajar la tensión, todo lo que necesitas son unos cuantos ejercicios como los que imparte Aurélia Delsol, fundadora del método FACE YOGA SOUL, que ofrece sesiones de entrenamiento de 10 minutos al día para realizar en casa *. Nuestro ejercicio favorito es relajar la sonrisa y la mandíbula para eliminar las líneas de expresión. Cubre los dientes con los labios, como si quisieras enrollarlos. En esta posición, forma una “O” con la boca. Sin mover los labios, trata de sonreír de una manera exagerada, tanto como puedas. Esto te llevará de una “O” a una “A”. Repítelo 10 veces, 3 veces al día. Terminar la rutina con un poco de acupresión calmante en el arco de cupido - la hendidura entre la nariz y el labio superior". 

¿Qué hago con el sol?

Photoderm MAX Aquafluide SPF 50+ Bioderma
Bioderma

“Las personas con piel sensible tienden a presentar un mayor enrojecimiento y deshidratación con la exposición solar (el calor y la radiación UV son factores que favorecen la vasodilatación, por eso la piel, sobre todo las sensible, tiende al enrojecimiento). Para ponerle remedio es necesario evitar las largas exposiciones, llevar una rutina diaria a medida y protegerse con cremas con una formulación específica. De hecho, si no se sigue una pauta constante de fotoprotección, después de las vacaciones pueden aparecer lentigos y melasma”, apunta la dra. Natalia Jiménez, dermatóloga del hospital Ramón y Cajal. Ella nos recomienda que para poder prevenir y tratar la piel sensible, tanto en verano como en otras épocas del año, Photoderm MAX Aquafluide SPF 50+, textura ligera y con acabado seco, este fotoprotector protege a las pieles sensibles de los daños del sol (14,95€ ) que garantiza la protección activa frente al daño celular provocado por la exposición a la radiación UV, defendiendo el ADN hasta en un 99%.

Continúa leyendo