¿Tienes la piel reactiva?

Los dermatólogos cada vez tienen más pacientes con la piel catagolada como RDSI: reactivas, deshidratadas, sensibles e irritables. Según los últimos estudios, es un problema que afecta al 50 % de las mujeres.

piel sensible

Detrás puede estar la contaminación, una cosmética inadecuada, el exceso de sol, tabaco, alcohol y –cómo no- el estrés, porque en la mayoría de los casos no se nace con este problema. Además, determinados tratamientos dermatológicos, como peelings o láser, pueden empeorar las pieles sensibles. En invierno y en climas secos estos problemas se hacen más patentes.

Las pieles reactivas tienen muchas manifestaciones, pero las más comunes suelen ser la cuperosis y la rosácea. No hay que confundirla con la piel sensible, aunque muchas veces tienen síntomas parecidos.

La cuperosis se manifiesta con venas visibles, rojez e irritación extrema. Se produce por una dilatación excesiva de los vasos sanguíneos. Los pómulos y las aletas de la nariz son las zonas más propensas a padecerla. Para combatirla: evitar las fuentes de calor y tratamientos con vitamina K (que contrae los capilares).

Rosácea: se dilatan los capilares como en la cuperosis, pero –además- aparecen manchas rojizas, generalmente en las mejillas. Es como si siempre estuvieran sonrojadas. Se recomienda limpiar la piel con productos para pieles sensibles, vigilar la dieta y evitar las grasas y los picantes y evitar el agua demasiado caliente.

Dermatitis atópica: no sólo se produce en niños. Es una patología inflamatoria de la piel que frecuentemente se hereda. Se recomienda tener la piel limpia e hidratada y un tratamiento de choque con corticoides en la época de brotes.

Etiquetas: cutis

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS