Un, dos, tres, ¡hidrátate también en invierno!

Presume de piel luminosa y turgente. Llena tu neceser de hidratantes, 'peelings' y fotoprotectores.

hidrátate también en invierno

"La barrera cutánea protectora de la piel se ve alterada cuando el frío hace que los capilares sanguíneos se contraigan, provocando que la cantidad de oxígeno y nutrientes que llegan a la superficie de la piel sea menor", explica Leonor Prieto, directora científica de La Roche-Posay. Dado que la renovación de las células depende de esos nutrientes, su función se ve alterada haciéndose más lenta y provocando que estas células se acumulen en la superficie. "Lo que da lugar a ese aspecto irregular y apagado de la piel, y a su sequedad", añade la experta. Esto puede ocurrir también en pieles habitualmente grasas o mixtas.

Acierto. "Una limpieza bien hecha y un tratamiento hidratante y nutritivo son indispensables para reforzar la barrera protectora que ejerce la piel frente al frío. Procura elegir productos que limpien suave pero eficazmente, los llamados syndets (jabones sin jabón). Importante que, además de limpiar, traten, con ingredientes como aceites vegetales (manteca de karité o aceite de almendras dulces), y que contengan elementos calmantes y suavizantes, como la niacinamida o las aguas termales", explica Prieto.

Error. Evita el agua caliente sobre el rostro. Secará tu piel y puedes despojarla de sus aceites naturales. Si sales de la ducha roja como un tomate, empieza a plantearte bajar unos grados su temperatura.

hidrátate también en invierno

Acierto. Para el tratamiento, elige productos hidratantes con elementos nutritivos. "La glicerina, el ácido hialurónico o incluso la urea a dosis bajas son aliados perfectos para la piel en esta época. La niacinamida evita la irritación y refuerza esa protección de la piel, y la manteca de karité aporta lípidos similares a los que protegen nuestra piel, y de los que, por efecto del frío podemos tener déficit", sugiere Prieto.

Error. No te olvides de tus labios. Ellos también sufren los rigores del invierno, "y son especialmente sensibles a la deshidratación y al desecamiento", dice Leonor Prieto.

Acierto. La piel en invierno está tan necesitada de exfoliación como en verano. Con ellas, ayudas a eliminar las células muertas, mantienes la superficie lisa y permites que sérums e hidratantes penetren con más facilidad y, por tanto, sean más efectivos. O puedes optar por un peeling, que actúa a nivel más profundo.

Error. Esperamos que no hayas guardado tu protección solar junto a los biquinis y las chanclas de playa, porque los rayos UVA actúan también en días nublados.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS