Y tú, ¿abofeteas tu piel?

No arruines la eficacia de tus cremas aplicándolas mal. Multiplica el efecto de sus activos realizando estos gestos antiedad. así sacarás el máximo partido a tus tratamientos.

cara

Puede que tengas la mejor crema del mercado, pero si no la aplicas correctamente nunca verás los resultados esperados. La falta de tiempo o la pereza son las principales causas por las que aplicamos las cremas a cachetadas y tratamos los tejidos con brusquedad. ¿Lo mejor? Que los rituales de aplicación son muy fáciles de hacer y no te costarán un euro más. Porque con tus manos puedes ayudar a drenar, calmar, elevar y reafirmar; con gestos sencillos y rápidos que mejorarán notablemente los efectos del tratamiento. “El método adecuado de aplicación favorece la absorción del producto, la oxigenación y la tonificación de la piel” afirma Consuelo Mohedano, directora de Formación de Shiseido.

¡Modus Operandi!

Por sus características, cada textura se aplica de forma distinta. Hemely Varela, responsable de Formación de Darphin en España, nos explica cómo.

Aceite: Aplica unas gotas en las palmas de las manos, frótalas e inhala su aroma. A partir de ahí, tras la estimulación de los sentidos, aplícalo con movimientos ascendentes en la frente, desliza las manos hacia las orejas y baja hasta el cuello, terminando con ligeras presiones en la base del cuello, próximo a la clavícula.

Sérum: Tienen más concentración de activos y necesitan una mayor presión para que lleguen a las capas más profundas de la piel. Toma dos o tres pulsaciones en la palma de tu mano y extiéndela suavemente de forma ascendente en rostro, cuello y escote. Finaliza con presiones suaves y realizando pequeños tecleos usando las yemas de los dedos.

Crema: Realiza movimientos ascendentes liftantes por todo el rostro, siempre a favor del músculo. Son texturas más suaves y untuosas que permiten una agradable aplicación, pero que exigen un poco más de tiempo para que el producto penetre completamente. Recuerda que si utilizas un sérum, la crema debes aplicarla siempre después de este.

Gestos antiedad

Y tú..¿Abofeteas tu piel?

Los protocolos de aplicación de Darphin son pioneros en la materia.

Frente: Masajea la frente haciendo un ocho invertido y  repítelo alrededor de los ojos. Empieza por la esquina exterior.

Mejillas: Con ambas manos, masajea las sienes y la parte superior de los pómulos realizando la forma del número ocho.

Boca: Masajea desde la nariz, a través del labio superior, hasta la barbilla. Y de mejilla a mejilla, a través del labio superior.

Cuello: Realiza movimientos suaves hacia arriba en la papada. En cuello y escote, 'plancha' los músculos hacia abajo.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS