5 trucos necesarios para depilar correctamente tus cejas

Recurre a los tradicionales remedios de la abuela para convertirte en una pro de las cejas. ¡Cuéntaselos a tus amigas!

cejas

Una de las señas de identidad de muchas mujeres, como Cara Delevingne son sus poderosas cejas. Su rostro, un valor al alza que acapara infinidad de campañas de publicidad, ya es un símbolo de lo que deben ser las cejas perfectas. Su forma puede cambiar por completo la expresión de tu rostro, por eso es importante saber que depende de la forma de este y que no a todo el mundo le queda bien el mismo tipo de ceja. Pero igualmente, sea el tipo de ceja que sea, tienes que tener claro los trucos necesarios para saber cómo depilártelas sin pasarte, en ninguno de los sentidos.

Tener las cejas peinadas y cuidadas es aún más importante que el peinado y el maquillaje (no por eso hay que descuidarlos). Hay que tener en cuenta que está justo en el centro de nuestro rostro y que la forma de estas puede cambiar el rostro por completo. Tanto para bien, como para mal. Por eso apunta (y recuerda bien) estos tips que te contamos.

1. Frío, frío. Si tu mayor miedo es sentir dolor durante la depilación, aplícate antes un hielo en la zona a tratar para adormecerla. Y antes de ponerte cera en ellas, delinéate bien la forma que quieres conseguir. No queremos ni que queden extremadamente finas, ni, todo lo contrario.

2. Laca y cepillo. Si no tienes a mano un producto para fijar las cejas, prueba a rociar con laca un cepillo de dientes que ya no uses. Pero sin duda lo mejor es utilizar cualquier producto de cejas que venga con fijador para que así no se vuelvan rebeldes.

3. 90-60-90. Coge un lápiz y, apoyando un extremo en la aleta de la nariz, traza una línea recta hasta la parte exterior del ojo para saber dónde debe terminar tu ceja. Sin levantar el lápiz de la nariz, muévelo hasta tapar el iris; ese será el punto más alto del arco. Deslízalo de nuevo hacia el lagrimal, para marcar el inicio de la ceja.

depilar cejas

4. En su sitio. Si te pilla fuera de casa y tus cejas están rebeldes, aplícales un poco de vaselina con el dedo para domarlas. Y lo más importante, siempre lleva contigo unas pinzas de depilar. Nunca sabes cuando las vas a necesitar.

5. No descuidarlas. Sabemos que es más fácil irnos a hacer las cejas cada dos semanas o tres, dependiendo de nuestro vello, pero es aún más practico ir retocándonoslas cada poco tiempo, así evitaremos que algún día estén mirándonos fijamente a los ojos, y no precisamente porque los tengamos bonitos.

6. Lápiz de cejas. Si con la depilación aún no consigues esas cejas deseadas, prueba con un lápiz de cejas ya sea en pincel o lápiz. Eso sí, encuentra tu color exacto para que pase desapercibido y no destaque el maquillaje más que la propia ceja.

CONTINÚA LEYENDO