¿Son los aceites naturales el nuevo comodín de belleza?

Conoce sus propiedades y los beneficios que pueden aportar a tu piel. ¡Di adiós a la piel seca y envejecida gracias a ellos!

Photo by Anshu A on Unsplash

Los aceites naturales son una alternativa perfecta a la cosmética tradicional, ya que por sus propiedades su eficacia es mayor, por lo que en ocasiones la complementan al formar parte de su formulación. Su mayor utilidad, cremas corporales hidratantes aparte, reside en la cosmética antiedad, ya que la mayoría de ellos posee diferentes propiedades para acabar con las manchas, las arrugas o la flacidez.

Estos aceites, además de formar parte del grupo compuesto por los productos de cosmética vegana, son una buena alternativa para aquellas que poseen la piel sensible, ya que son hipoalergénicos y evitan buena parte de los problemas que pueden aparecer, como rojeces, irritación o incluso acné. En muchas ocasiones sirven incluso para calmar la aparición de estas pequeñas molestias de la dermis.

¿Cuál es la rutina de belleza recomendada si queremos utilizar un aceite?

Para resolver esta duda preguntamos a la Doctora Mª Jose Martínez, creadora del Aceite Evanescente de los Duendes, de la firma de cosmética orgánica española Archangela. "Aunque no todas las pieles necesitan la misma rutina lo que sí es común a todas es la prioridad de la limpieza. Ningún cutis puede lucir bien sin arrastrar primero tanto los exudados del metabolismo celular como la suciedad generada por el medio ambiente y que la piel se encarga de filtrar. Con ello, el poro se obstruye y aparece dilatado y con aspecto opaco además de impedir la perfecta oxigenación y recambio de las células cutáneas".

"A partir de ahí, lo segundo es la hidratación o nutrición o tratamientos específicos dependen del tipo de piel y sus necesidades. Otro pilar del protocolo ineludible y común es la protección anti rayos UV y antipolución".

Siguiente duda capital: ¿antes o después de mis productos habituales?

Y continúa la Doctora Mª Jose Martínez:  "siempre el primero con la piel limpia para que lo absorba directamente".

 

Christin Hume para Unsplash

Tipos de aceites naturales:

En cápsulas o directamente sobre la piel, apunta los aceites naturales que se ajustan a tus necesidades. ¡Pruébalos!:

Aceite de Almendras Dulces: es apto para todo tipo de pieles, y está específicamente indicado para aquellos que sufren problemas, grietas o quemaduras por su poder calmante e hidratante. Aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales.

Aceite de Nuez de Sándalo: alisa las irregularidades de la superficie de la piel y por su alto poder hidratante es perfecto para las pieles secas, además de actuar como antiarrugas.

Aceite de Coco: su principal propiedad es la de tonificar, por lo que es un excelente complemento de cremas y productos reductores.

Aceite de Jojoba: su propiedad es la de aumentar la capacidad de retención de agua de las matrices extracelulares, lo que produce un efecto revoluminizador en tu piel

Aceite de Argán: por su poder antioxidante –combate los radicales libres que afectan a las capas superiores de la piel y retarda la oxidación y degeneración de los tejidos- está altamente recomendado para pieles maduras.

Aceite de Higo Chumbo: si tu lucha contra los signos de la edad se centra en las manchas, sus propiedades despigmentantes te serán muy útiles.

Aceite de Rosa Mosqueta: su gran poder regenerante es por todos conocido, por lo que es una buena opción para acabar con la piel seca. También sirve para cicatrizar heridas y reduce las líneas de expresión.

Aceite de Cilantro: gracias a su gran poder de penetración en las capas inferiores de la piel, es perfecto para transportar los activos hasta el interior de las células, lo que produce un mayor beneficio en la zona.

Aceite de Pepitas de Uva: su mayor baza con sus virtudes nutritivas y reparadoras de la piel.

También te puede interesar:
Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo