Solo natural: este verano, el bienestar (corporal y mental) es eco y vegetal

Infusiones y aceites esenciales son algunos de los remedios para, este verano, cuidar la salud tanto física como mental. Tenemos los nombres de los ingredientes claves. Directos a la lista de la compra.

Unsplash

Las plantas medicinales y los productos naturales como terapia complementaria a la medicina convencional han sido empleados desde la antigüedad. Se consideran un recurso muy importante para prevenir y tratar algunos problemas de salud y contribuir también a una mejora del estado anímico, alcanzando gracias a ellos un completo bienestar. Según el último Plan Estratégico 2014-2023 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los sistemas sanitarios deben fomentar e incluir el uso de medicamentos naturales. En países de Europa como Francia y Alemania el uso de plantas medicinales, así como el número de pacientes que se decanta por este tipo de productos, es más elevado que en España y la tendencia es creciente. “La eficacia y seguridad de las sustancias vegetales como un complemento no debe tomarse como una moda o algo pasajero, sino como algo riguroso, ya que su uso está avalado por numerosos ensayos clínicos elaborados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), la OMS y otras sociedades científicas internacionales”, explica Irma Rey Gómez, ingeniera química experta en dietética y nutrición de Ondalium, compañía española de biocosmética y alimentación saludable. Por tanto, la utilización adecuada de productos ecológicos en combinación con los medicamentos aporta numerosas ventajas en el cuidado del bienestar físico y emocional. Algunos de estos remedios naturales, útiles en diversidad de situaciones, son:

- Infusiones: tila, valeriana, manzanilla o melisa son algunas de las tradicionales sustancias herbáceas que ayudan a prevenir el malestar estomacal, facilitan la eliminación de líquidos y pueden reducir dolores comunes del día a día, como la cefalea.

- Aceites esenciales: son beneficiosos en la mejora de problemas físicos y emocionales gracias a sus propiedades purificantes y tonificantes. Los aceites cítricos, extraídos del limón, la naranja, la mandarina o el pomelo, destacan por su aporte de energía y vitalidad al organismo, su efecto nutriente para la piel, son eficaces como antioxidantes reduciendo la inflamación y contribuyen a una mejor digestión. Otros de plantas como la lavanda o el eucalipto fortalecen el organismo y ayudan a combatir las afecciones respiratorias propias de resfriados o gripes.

- Ajo negro/cebolla negra: estos ingredientes tradicionales cuentan con reconocidas propiedades medicinales, entre las que destaca la depuración del organismo. El ajo negro posee una gran capacidad antioxidante, detox y contribuye al fortalecimiento y salud del sistema inmunológico. Por su parte, la cebolla negra es un excelente diurético, ayudando a la eliminación de toxinas y evitando la retención de líquidos. Es también una fuente de vitaminas, minerales y fibra.

- Microalgas: la chlorella o la spirulina son algunas de estas plantas marinas que constituyen una importante fuente de aminoácidos esenciales y minerales. Se ha demostrado que refuerzan el sistema inmunológico, aumentando la resistencia a infecciones y estimulando la producción de anticuerpos.

- Miel: un alimento tan básico y tradicional puede convertirse en el remedio perfecto para combatir la inflamación e irritaciones de garganta y catarros severos. Además, puede servir de calmante y desinfectante de las vías respiratorias.

- Aloe vera: esta planta de color verde tiene un gran poder hidratante y regenerador de la piel. Su uso en cremas ha ido en aumento, ya que no solo tiene eficacia con las capas más superiores de la piel, sino que sus beneficios también se producen a nivel interno.

- Cereales y semillas: constituyen una de las principales fuentes de energía y omega 3. Algunos como la avena o las semillas de chía presentan importantes beneficios sobre el sistema nervioso, actuando como calmantes en estados de ansiedad y subiendo el ánimo en estados depresivos. Además, poseen un alto contenido en fibra, que regula el tránsito intestinal y reduce los niveles de azúcar en sangre.

- Cardo mariano y diente de león: la combinación de estas dos plantas resulta un fuerte protector hepático, produciendo efectos diuréticos y depurativos que contribuyen al mejor funcionamiento del organismo, especialmente en el hígado, convirtiéndose en las sustancias medicinales más beneficiosas para este órgano.

“La medicina natural va más allá, habiéndose demostrado su capacidad de hacer frente a enfermedades leves como dolencias digestivas o problemas de estómago, resfriados o infecciones urinarias, pero también puede llegar a combatir casos de mayor gravedad, como la artritis o los efectos derivados de las alergias estacionales”, concluye la experta.

CONTINÚA LEYENDO