Ácido hialurónico, todas las respuestas

Es uno de los productos de moda en tratamientos cosméticos por su efecto alisador visible al instante, su capacidad de hidratación y la facilidad con la que se aplica. Pero, ¿conocemos todo acerca de este producto?

Ácido hialurónico, todas las respuestas

Es el ingrediente estrella de cualquier tratamiento tersor y rellenador de arrugas, que poco a poco va haciéndose un hueco junto al colágeno y el botox como uno de los rellenos preferidos. El ácido hialurónico es una sustancia se encuentra presente en nuestra piel de manera natural y que con los años va disminuyendo su porcentaje, lo que hace que esta pierda tersura y relleno y deje de tener un aspecto joven, se alza como protagonista de la cosmética actual.

Como se produce naturalmente en nuestro cuerpo, el ácido hialurónico que se inyecta externamente se reabsorbe al poco tiempo en nuestro organismo, por lo que se recomienda repetir cada cierto tiempo el tratamiento. Aunque la duración varía dependiendo de cada persona y el tipo de producto, ya que su media está entre seis y nueve semanas en fluido (forma no reticulada) y en ocho meses en denso (forma reticulada). Ahora mismo comienzan a extenderse diferentes tipos de ácido hialurónico de última generación, cuyo efecto dura hasta dieciocho meses, pero requieren igualmente volver a realizar pequeños retoques con el tiempo.

Es posible tomarlo de diferentes maneras. La más común, y recomendada por su efecto, es mediante inyecciones, aunque también puede consumirse dentro de la nueva corriente de la nutricosmética bebible. Su éxito radica en que, gracias a su poder hidratante, retiene las moléculas de agua de los tejidos aportandoles volumen y mejorando su elasticidad. Todo ello se traduce en, por ejemplo, la desaparición de las arrugas del expresión del rostro y un aspecto más joven en la piel.

Como rellenador de arrugas, para aumentar labios y pómulos o como sustancia en los implantes de cirugía estética. El ácido hialurónico posee multitud de aplicaciones, e incluso se usa para conseguir ganar unos centímetros de altura sin pasar por el quirófano. Inyectándolo en el talón (con anestesia local) se pueden ganar hasta tres centímetros de altura, aunque, como se ha señalado, se debe repetir el proceso para que los resultados sean duraderos.

Pero hay que tener cuidado con la calidad del tratamiento, tanto del productos en sí para evitar problemas de salud (se han encontrado partidas adulteradas), como en la aplicación. En multitud de centros es posible realizarlo, pero recuerda que las inyecciones se deben poner siempre por un especialista. Recuerda que un uso no profesional puede causarte bultos o irritaciones en la piel, no tanto por la sustancia (su riesgo es mínimo) como por la manera de inyectarla.

Ahora que conoces un poco más el ácido hialurónico y sus características, ¿te animarías a probar sus efectos?

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS