¿Tienes flacidez abdominal? Así puedes acabar con ella

No dejes que la flacidez pueda contigo. Remodela, redefine y reafirma tu piel con algunos sencillos trucos y presume como nunca este verano de ombligo.

Flacidez

La flacidez del abdomen es una cuestión que aterroriza a casi todas las mujeres, y más después de dar a luz. El tema es que por nuestra genética, el abdomen resulta un punto débil del cuerpo, por ello es tan común la "grasita" que se forma bajo el ombligo o los "rollitos" cuando nos sentamos. La realidad también es que por más dietas combinadas con ejercicio que hagamos, muchas veces no es suficiente y puede deberse a otros factores como el genético. Aún así, es posible luchar eficazmente contra ella en todas las zonas del cuerpo, y sobre todo prevenirla.

¿Por qué?

Se trata de una disfunción cutánea propia del envejecimiento natural o acelerado de los tejidos. Aparece como consecuencia de los cambios morfológicos que experimentan los tejidos, debido estructuralmente a una reducción en la producción de colágeno. Dichos cambios están originados por el paso del tiempo y acentuados por algunas circunstancias adversas (mala alimentación, tabaquismo, condiciones externas extremas etc.). Como consecuencia de una menor producción de colágeno y elastina, el número de fibroblastos también desciende haciendo que la dermis, en consecuencia, pierda su capacidad de regeneración natural.

¿Qué hacer?

Flacidez
Instagram: @solidandstriped

El deporte puede ser una buena opción para luchar contra ello. Entre los ejercicios más destacables se encuentran los clásicos abdominales. Tumbada boca arriba, con las rodillas en flexión y la musculatura del cuello relajada, realiza una flexión dorsal elevando el tronco. Procura que la zona lumbar se quede siempre pegada al suelo para evitar que las cervicales se vean afectadas. Realiza diariamente series de 20. 

Los tratamientos estéticos pueden ser una buena opción: por medio de la estimulación de los músculos seleccionados provoca un movimiento torsional que acelera el metabolismo e incrementa la fuerza muscular mediante ondas direccionales inducidas al mismo tiempo que produce una retracción de la piel al aumentar la producción de nuevas fibras de elastina y colágeno. Permite que los músculos flácidos pierdan su aspecto de descolgamiento adquiriendo una mejora del aspecto de la piel ya que se mejora la oxigenación del tejido incrementando la circulación linfática y sanguínea. Este agradable masaje nos proporciona una doble satisfacción ya que moldea nuestra silueta al mismo tiempo que nos proporciona una agradable sensación de relax. ¿Qué más pedir?

¿Cómo prevenirlo?

Algunos trucos te permitirán evitarla o limitarla en la medida de lo posible. Procura huir de las dietas extremas ya que estas te perjudicarán más que ayudarán: los cambios drásticos de peso favorecen la flacidez por lo que no te conviene ganar o perder kilos de golpe. Apuesta preferiblemente por frutas y verduras, y especialmente la piña o el calabacín por sus propiedades drenantes y depurativas y bebe agua en cantidad, para no deshidratarte. Otros factores como el tabaco y el acohol también tienen consecuencias en tu cuerpo, al igual que el sol cuyos efectos pueden debilitar las fibras de la piel.

CONTINÚA LEYENDO