Alimentos para una buena salud dental: síes y noes

Te indicamos qué alimentos debes tomar para una buena salud dental, y cuáles no.

Alimentos para una buena salud dental : síes y noes

Los 5 alimentos más beneficiosos para los dientes:

Chicle sin azúcar: Después de una comida contribuye a eliminar las bacterias acumuladas. El xilitol posee probadas propiedades anticaries ya que invierte los efectos destructivos del azúcar en la salud oral: no es fermentable, y por tanto no puede ser convertido a ácidos por las bacterias de la boca, así que ayuda a restaurar un equilibrio adecuado de alcalinos / ácidos en ella.

Agua: Ayuda a arrastrar y eliminar los restos de azúcar, bacterias y otras sustancias agresivas para la dentadura.

Leche: Alto contenido en calcio, fósforo, vitaminas A, D y B. El calcio es esencial para unos huesos fuertes, y por lo tanto, también para una dentadura fuerte. Además, contiene caseína, una proteína que actúa junto con el calcio para favorecer la salud dental.

Fresas: Su alto contenido en ácido málico contribuye a blanquear los dientes, y además contiene xilitol de forma natural.

Verduras de hojas verdes: Requieren mucha masticación, lo que estimula la secreción de saliva, rica en compuestos antibacterianos.

Alimentos para una buena salud dental : síes y noes

Los 5 peores alimentos para la salud dental:

Cítricos: Su ácido erosiona el esmalte de los dientes, provocando caries y sensibilidad dental. Para seguir beneficiándose de los zumos de vitamina C de estas frutas lo mejor es enjuagarse la boca después de beberlos y esperar al menos 30 minutos a cepillar los dientes.

Caramelos: El azúcar es uno de los causantes principales del deterioro de los dientes, pero aún hay más. Existen caramelos demasiado pegajosos que se adhieren a la superficie dental mezclándose con las bacterias e incrementando la posibilidad de caries.

Vino: Los taninos del vino tinto tiñen el esmalte dental, pueden provocar manchas y sequedad bucal. El vino blanco también ataca al esmalte, aunque en menor grado.

Carbohidratos refinados: Pan, galletas, pasta… Al contener azúcar, el sistema de ataque al diente es el mismo que en los caramelos. Las bacterias se alimentan del azúcar de estos alimentos, provocando deterioro del diente y erosión del esmalte.

Frutas deshidratadas: Su alto contenido en azúcar no beneficia. Además, su textura gomosa hace que puedan quedar restos en entre los dientes y ser un blanco para las bacterias. Asegúrate de realizar una correcta higiene dental después de consumirlas

Continúa leyendo...

COMENTARIOS