Asma: todo lo que debes saber sobre esta enfermedad respiratoria

Concienciación en torno a una enfermedad subestimada.

#ÚnetealCERO

El debate de actualidad sobre el asma “Unidos por el Asma” (cuyas conclusiones y argumentos principales se pueden seguir en el hashtag #ÚnetealCERO en Twitter) organizado por AstraZeneca con el apoyo de Gaceta Médica, El Global, Muy Interesante y Ser Padres tuvo lugar en Madrid el pasado 22 de mayo y en él participaron médicos de atención primaria expertos en patología respiratoria, miembros de SEMERGEN, SEMFyC y SEMG, neumólogos de SEPAR y alergólogos de SEAIC, así como un especialista en neumología pediátrica. Durante el mismo se hizo especial hincapié en la necesidad de concienciar tanto a los pacientes como a su entorno familiar y acabar con la falsa percepción de bajo riesgo, y la importancia de tener la enfermedad controlada: “A veces los padres ven al niño bien y deciden suspender el tratamiento, por eso ahí es tan importante el papel de los pediatras para concienciar a los padres”, explica el Dr. Santiago Rueda, que dirige la Unidad de Neumología Pediátrica del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid. Es decir, es importante tener claro que la concienciación se debe enfocar en que los pacientes sigan el tratamiento que ha definido el médico, ya que la inflamación de base se encuentra siempre, aunque el paciente no tenga síntomas.

Debatir sobre la situación actual del asma se ha convertido en un aspecto primordial, ya que la enfermedad mata ahora al mismo número de personas que hace 10 años, por lo que es necesario cambiar el enfoque para abordar la enfermedad. Los profesionales de la salud lanzan un mensaje claro: el asma es una enfermedad importante que se puede controlar, pero para ello hay que concienciar a los pacientes, pero también a la administración para que comprendan que es rentable invertir en asma.

Cuando observamos los datos, nos damos cuenta de que el asma tiene una prevalencia de entre un 5 y 10% en España, especialmente entre la población infantil, lo que significa que cada año la sufren de ocho a quince personas de cada mil. Pese a que su incidencia es relativamente alta, existe una percepción del riesgo en la población más bien baja. Pero el asma también mata, y sigue matando ahora igual que hace diez años. Suele hacerlo en personas de avanzada edad, con más frecuencia, mujeres; pese a ello, cualquier persona con asma, aunque sea leve, está en riesgo.

Un paciente de asma que esté controlado puede llevar una vida normal, de hecho, se puede incluso hacer deporte a alto nivel. “El ejercicio forma parte de la vida diaria de los niños y si queremos calidad de vida el niño tiene que hacer ejercicio. Les genera mejor capacidad pulmonar y si el asma está bien controlado pueden hacer de todo”, incide el Dr Jesús Molina, Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, miembro del Comité Ejecutivo de GEMA (Guía Española para el Manejo del Asma) y Coordinador del grupo de enfermedades respiratorias de semFYC.

En cuanto a incidencia, el asma se da con más frecuencia en el género femenino. Aunque las causas de esta preponderancia no están bien estudiadas, los doctores apuntaron a algunas características hormonales relacionadas, así como a la pubertad precoz o a la obesidad.

Asma: errores y mitos

Artem Kovalev

 

Durante el debate, se trataron algunos mitos y errores extendidos en torno al asma, como estos: 

Un error extendido es pensar que durante el embarazo la mujer no debe tener tratamiento para el asma. Un error extendido es pensar que durante el embarazo la mujer no debe tener tratamiento para el asma. Para una asmática embarazada se debería valorar el tratamiento más adecuado basándonos en su seguridad y la gravedad del asma, ya que una pobre oxigenación de la madre debida al asma puede provocar alteraciones en el feto. 
El asma afecta por igual a ambos sexos. Esto hay que matizarlo, ya que según los expertos, el asma, a partir de la adolescencia, es más frecuente en mujeres, ya que las alteraciones hormonales de la mujer la hacen más susceptible a la aparición de ciertos cuadros. 
Hay una buena aceptación de la enfermedad. En muchos pacientes hay una resistencia a aceptar que se padece una enfermedad crónica, a pesar de que, con un control médico adecuado, se puede llevar una vida normal.

4 afirmaciones vitales sobre el asma

1. La falta de control desencadena en una crisis asmática y perjudica la función pulmonar

Pese a que el asma puede tener distintos niveles de gravedad, los pacientes no deben despreciar nunca un asma leve. De hecho, la mortalidad del asma está relacionada precisamente con su baja percepción del riesgo, dado que un número importante de los pacientes fallecidos no visitaron a su médico el día interior.

En este sentido, el Dr. Jesús Molina, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, hizo hincapié muy al comienzo de la charla en el control de la enfermedad: “Cuando el paciente no está monitorizado es cuando tiene esa falsa sensación de que está bien. Hay que cambiar la idea de que solo se puede recibir ayuda cuando se tienen síntomas, y adoptar un punto de vista más preventivo y menos sintomático”.

2.  Asma grave: a los pacientes graves hay que derivarlos al especialista. Existen tratamientos específicos y especializados.

Para el Dr. Javier Dominguez Ortega, miembro de SEAIC y miembro del Servicio de Alergología del Hospital La Paz (IdiPAZ): "El asma no es una enfermedad banal, y trabajamos para que el paciente se dé cuenta de que no tiene que asumir no hacer ejercicio, no ir a tal sitio…”

Además, el Dr. Domínguez recomendó tomar algunas medidas preventivas, como no fumar o evitar ambientes muy secos.

3. Es importante recordar la importancia de la prevención de ataques de asma para tener un mejor control de la enfermedad. 

Como apuntó el Dr. Francisco Javier Álvarez Gutiérrez, miembro de la Unidad de Asma del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla y coordinador del Área de Asma de la SEPAR durante la charla, la mayoría de los ataques son prevenibles; eso sí, hay estudios que relacionan el deterioro de la función pulmonar con el ataque de asma: “Un ataque de asma puede provocar un deterioro en la función pulmonar, y el deterioro a su vez puede favorecer que se produzcan más ataques de asma. Como vemos, se trata de un círculo vicioso”.

4. El asma es una enfermedad crónica. 

El Dr. Juan Antonio Trigueros,  coordinador del Grupo de Patología Respiratoria de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG)  resalta la dificultad que tiene para el paciente aceptar que el asma es una enfermedad crónica.

“Para el paciente de asma, es un trauma descubrir que tiene una enfermedad crónica, sobre todo en un joven, por ejemplo, de 14 años. Suele sufrir estigma, y además suele presentar aversión a realizar actividades que pueden acentuar un ataque, como el deporte; deja de hacer muchas cosas que le gustan”.

#ÚnetealCERO en Twitter

A continuación, dejamos algunos de los tweets más destacados sobre el debate del asma.

 

Continúa leyendo