¿Caducan las cremas solares? ¿Es mito o realidad?

3 minutos

Cada año guardamos las cremas solares abiertas hasta el año siguiente pero, ¿realmente se pueden reutilizar pasado todo ese tiempo? ¿Nos protegerán igualmente del sol, o perderán sus propiedades? Si no estás segura de responder adecuadamente a estas preguntas este artículo resolverá todas tus dudas.

Caducidad de las cremas solares
Caducidad de las cremas solares | Gtres

Que levante la mano quien no guarda cada año los bronceadores en la bolsa de playa en el lugar más escondido del armario para no verlos hasta el año que viene y que no renazcan esas ganas de coger un billete de avión e irse a la playa más lejana. Quizás es una de las cosas en las que menos nos fijamos pero, por si alguien todavía no lo sabía, cómo la mayoría de los productos que utilizamos y consumimos, también tienen fecha de caducidad.

Después de todo un año sin usar todos hemos echado mano alguna vez de las cremas solares empezadas que teníamos guardadas pero la verdad es que, al tener fecha de caducidad, con el paso del tiempo los componentes de las cremas se van degradando y eso puede ocasionar un gran daño para nuestra salud. El cuidado de nuestra piel es muy importante para evitar no sólo llegar a casa quemado, sino para evitar problemas más graves ocasionados con la radiación del sol como el cáncer de piel.

Escena de 'Sexo en Nueva York'
Escena de 'Sexo en Nueva York'

Es importante cuidar y protegernos la piel durante todo el año pero especialmente es en esta época del año cuando la mayor parte de la gente toma el sol o se expone de manera más directa. Por todo ello cuando prepares las maletas para irte de vacaciones no debes olvidar que el bote de crema mantiene su nivel de protección durante unos meses y, después de ello, no protegerá igual. Es cierto que no todas las cremas duran lo mismo, así que es muy importante fijarse en el dorso para ver su fecha de caducidad.

Antes de usar la crema consulta el período de utilización recomendado tras su apertura, lo que se conoce como PAO (Period After Opening)  y que figurará en el dibujo en forma de tarro abierto del envase. Si además aparece una cifra seguida de una ‘M’ será para indicar los meses que el producto conserva sus propiedades. La verdad es que aunque tengan una fecha marcada, existen otros que no la tienen, y por todo ello no es recomendable utilizar las cremas solares abiertas de un año para otro.

Otro de los motivos es que durante los meses de verano se exponen a condiciones ambientales extremas en la playa, piscina, coche donde se alcanzan temperaturas muy altas que no permiten garantizar la capacidad de protección y estabilidad del producto y, por ende, el factor de protección solar (FPS) real de un año para otro no corresponderá al marcado en el envase. Además de esto podría pasar que la emulsión se cortara, que sean proclives a tener contaminaciones bacterianas u hongos si no se tapan bien o, si la crema lleva filtros químicos, que su validez anual haya variado en función de lo que hemos contado hasta ahora: temperatura, exposición, tiempo de uso…

Caducidad de las cremas solares
Caducidad de las cremas solares | Gtres

Por todo ello has de estar atenta y fijarte bien en el envase del producto y, sobre todo, calcular cuánto tiempo ha estado abierta para decidir si es saludable seguir usándola o no. Para facilitarnos el trabajo la OCU ha compartido una serie de recomendaciones que ayudarán a prolongar al máximo el uso del producto: protegerlas del sol guardándolas en mochila o bolsa y no dejarlas en la toalla, cuando termine el verano guardarlas en un lugar seco y fresco y evitar los cambios bruscos de temperatura para que se mantenga lo más estable posible y lo más importante, si al abrir el bote compruebas que la crema huele mal, tiene un aspecto raro (como otro color) o su textura es más líquida, no tel o pienses dos veces y tírala a la basura.  

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS