Vídeo de la semana

8 claves para dormir bien (y no volverse loca) cuando hace mucho calor

La primera ola de calor ha llegado y nuestro cuerpo lo sabe. Sobre todo durante las noches, cuando nos puede resultar un poco más difícil de lo habitual conciliar el sueño debido a las altas temperaturas. Por suerte, existen sencillos trucos que podemos poner en práctica cada día.

consejos dormir calor
Pexels

Aún no ha llegado el verano y en muchos puntos de España ya se están viviendo días de calor intenso y noches tropicales. El adjetivo 'tropical', por norma general, es uno de nuestros favoritos, siempre y cuando no vaya asociado al sustantivo 'tormenta' ni a las temperaturas nocturnas, que son precisamente las que estamos empezando a sufrir mucho antes de lo esperado en este siempre meteorológicamente sorprendente 2021 (¡Un saludo, Filomena!).

Después de una semana de inestabilidad caracterizada por las tormentas e, incluso, por las precipitaciones en forma de granizo, España se enfrenta a una ola de calor veraniego que no tiene intención de darnos tregua por las noches, con temperaturas mínimas que no bajarán de los 20 grados sobre todo en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y el litoral mediterráneo. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) pronostica, además, que el verano que está a punto de comenzar será más caluroso de lo habitual en nuestro país, y parece que solo van a librarse de estas máximas aquellos que vivan en el noroeste peninsular, donde se mantendrán las temperaturas que vienen siendo normativas en esta estación del año.

Ante esta situación, y asumiendo como cada verano que el calor ha llegado para quedarse durante los próximos meses, ¿cómo podemos evitar derretirnos durante la noche para descansar adecuadamente? Por suerte, existen unos trucos muy sencillos - además de un necesario ejercicio de paciencia - que cambiarán totalmente las reglas del juego a la hora de enfrentarnos a las altas temperaturas nocturnas. Toma nota:

CONSEJOS PARA DORMIR BIEN CUANDO HACE MUCHO CALOR

consejos dormir verano
Pexels

1. Utiliza sábanas de tejido transpirable. Los tejidos de algodón y lino son los más recomendables durante los meses de verano no solo para vestir fuera de casa, sino también para nuestros pijamas y juegos de cama. ¿El motivo? Se trata de tejidos transpirables que permiten una adecuada ventilación y absorben la humedad. Esto significa que las probabilidades de sudar son menores y que, si lo hacemos, no nos sentiremos incómodas. Por el contrario, los tejidos sintéticos como el poliéster tienden a retener el calor y son resistentes al agua. Si se utilizan cuando la temperatura es alta, potenciarán la transpiración corporal sin absorberla.

2. Cambiar de postura. El calor nos incomoda y nos hace sentirnos más inquietos de lo normal por las noches. Lejos de ser un inconveniente aunque nos despertemos, cambiar de postura en la cama nos brindará una buena oportunidad para encontrar un lugar más fresco que aún no hayamos calentado con nuestro cuerpo. Este cambio de postura también puede ofrecernos una mejor posición a la hora de beneficiarnos de los flujos de aire.

3. Mantén la puerta de la habitación abierta. Si queremos que el aire fluya para paliar todo lo posible esta situación, lo más recomendable es mantener la ventana y la puerta del dormitorio abiertas. Para estimular la brisa y las corrientes de aire, también conviene tener otra ventana abierta fuera de la habitación.

4. Evita que el dormitorio adquiera una temperatura elevada durante el día manteniendo la ventana cerrada y las persianas bajadas.

trucos dormir bien
Pexels

5. Una ducha tibia antes de meterse en la cama. El agua tibia - que no fría, ya que esta contrae los vasos sanguíneos y activa los músculos - también se posiciona como uno de nuestros principales aliados a la hora de hacer frente al calor nocturno. Por tanto, tomar una ducha tibia antes de acostarnos puede ayudarnos en gran medida a conciliar el sueño, así como lavarnos los pies y mojarnos las muñecas.

6. Cenar ligero. Esta debería ser la norma durante todo el año para evitar las digestiones pesadas que dificultan el sueño. En verano, la opción de cenar una ensalada juega aún más a nuestro favor gracias a sus ingredientes poco pesados y frescos.

7. Evita las bebidas alcohólicas antes de dormir. Puede que en un primer momento nos provoquen sueño, pero es habitual que a lo largo de la noche este se vea interrumpido a causa de su consumo.

8. Ventilador antes que aire acondicionado. Situados sobre la cama o cerca de ella, los ventiladores son de gran ayuda cuando ya hemos agotado todos los trucos que no requieren energía eléctrica. El descanso es prioritario, sobre todo si tenemos que madrugar al día siguiente, y al utilizarlos por la noche durante la 'tarifa valle', la factura de la luz no se resentirá en exceso. Si el aire acondicionado se convierte en una tentación a la que no podemos resistirnos en las noches más calurosas, siempre es mejor que el aparato se encuentre en una habitación diferente a la que dormimos para que la corriente de aire frío no apunte directamente a nuestro cuerpo (ya que esto puede ocasionarnos resfriados y problemas respiratorios), utilizarlo a no menos de 22º y cuando la temperatura exterior supere los 30º.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo