¿Cómo elimino el autobronceador?

Atenta a los consejos que te damos para conseguir eliminar fácilmente este producto de tu cuerpo.

autobronceador

Has querido lucir bronceado sin irte de vacaciones y te has aplicado autobronceador. Ahora te estás empezando a quedar naranja/amarilla y a manchas y, como no quieres parecer un dálmata de colores, quieres eliminarlo, pero ¿cómo se hace correctamente?

Puedes hacerlo tú misma en casa con unos pequeños trucos o recurrir a productos cosméticos que encontramos en el mercado. Recuerda que el color sólo se ha quedado en la capa superior de tu piel, por lo que eliminando esa capa con una exfoliación, el autobronceador desaparecerá.

Un truco casero es exfoliar nuestra piel con sal y limón. Aplicamos la mezcla y la retiramos con agua templada antes de aplicarnos otra pasta de aceite de oliva y bicarbonato, que potenciará el efecto exfoliante. Si además usas un guante especial para la tarea, será más fácil eliminar cualquier resto de producto. Luego sólo tienes que ducharte y aplicar una buena dosis de crema hidratante en tu cuerpo.

También puedes recurrir a llenar la bañera de agua templada y añadirle unas cucharadas de bicarbonato. Sumérgete y relájate, ya que puede que necesites estar un tiempo para que el efecto blanqueador del bicarbonato se aprecie, y luego frota las zonas afectadas por el autobronceador con una esponja exfoliante.

Estos dos trucos caseros deberían dejar tu piel en su tono natural, pero si los restos de autobronceador siguen en tu cuerpo, pasa al plan B. Cualquier producto exfoliante que utilices normalmente eliminará el incómodo tono anaranjado/amarillento y las manchas.

Recuerda que para evitar estos problemas, te recomendamos realizar un tratamiento exfoliante antes de usar el producto, para prolongar su duración, y realizar la aplicación de manera uniforme en el cuerpo (sin excedernos en una parte y dejar otras sin él). Y recuerda, ¡disfruta de moreno sin problemas en tu piel con el autobronceador!

Etiquetas: bronceado

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS