Cómo exfoliarte el rostro correctamente: tipos de peeling según composición y resultados deseados

Te proponemos trucos y tipos de peeling para que escojas en que conviene más a tu tipo de piel y presume de piel más luminosa, joven, sin manchas y con arrugas atenuadas.

tipos de peeling para la cara
Imaxtree

Una rutina de obligado cumplimiento semanal que, eso sí, debemos realizar correctamente para que sea efectiva. ¡Y para que no dañes tu piel! Te proponemos trucos y tipos de peeling para que escojas en que conviene más a tu tipo y estado de tu piel.

¿Con qué frecuencia? 
Una o dos veces a la semana, es imprescindible realizar un buen peeling en el rostro. Eliminamos las células muertas favoreciendo la renovación, desobstruimos los poros, afinamos la tez y acabamos con las impurezas. Pero, ¿cómo debemos realizarlo? A continuación, unos sencillos trucos que siempre debes tener en cuenta:

  • Es preferible que te exfolies por la noche dado que tras el peeling la piel puede quedar sensibilizada. Es mejor que no le dé el sol hasta pasadas unas horas.
  • Tampoco te olvides de hidratar la piel tras aplicar el peeling, preferiblemente con protección solar si lo haces durante el día.
  • Evita la zona de los ojos y las mucosas, y cuando sea con partículas exfoliantes extiéndelo con mucha suavidad y sin presionar la piel. Quieres purificar, no dañar.
  • No por muchos gránulos que tenga un peeling es más efectivo: escoge siempre el que sea más suave con tu piel.
  • Los exfoliantes no son exclusivos para limpiar las pieles grasas o mixtas; las secas o desnutridas también los necesitan, y los hay exclusivos para ellas.

 

Tipos de peelings

¿Has oído hablar de los peelings químicos?

El concepto es muy sencillo, se basa en una fórmula con una alta concentración de ácidos y de bajo pH, que se deja sobre la piel un tiempo específico.  “Un peeling químico es el tratamiento clínico número uno a nivel mundial. Se utilizan ácidos de grado profesional aplicados sobre la piel con una pequeña brocha que ayuda a redefinir y retexturizar la complexión de la piel. Con un coste muy inferior a un láser, pueden reducir drásticamente la apariencia de arrugas, pigmentación y otras imperfecciones”, explica Elliot Isaacs, fundador de la firma Medik8. Su función principal es la de perder la adhesión entre las células para acelerar el proceso exfoliador. Los ácidos rompen el “pegamento” para que las células superiores se eliminen rápidamente. “Para incrementar la exfoliación, se estimula la regeneración celular desde la capa base, eliminando también aquellas capas que quizás contienen pigmento indeseado o una textura preocupante, reemplazándolo por tejido renovado”, añade Isaacs.
 
La siguiente pregunta que seguramente te estés formulando es si ¿Es apto para todo el mundo? Si tienes una necesidad concreta sobre la piel, como el envejecimiento, las imperfecciones y o la hiperpigmentación, un peeling puede ser una opción muy adecuada para mejorar el acabado de la tez. SI tienes la piel sensible también podrás ser candidata al mismo. “Los peelings son tremendamente beneficiosos, y una forma no invasiva de resolver una preocupación muy específica, solucionándola en un muy corto período de tiempo”, explica Elisabeth San Gregorio, técnica especialista en este tipo de protocolos. La clave está en elegir el peeling adecuado para cada tipo de piel, algo que debe aconsejar siempre un profesional analizando cada caso. 

Hablemos de formulación: AHAs, BHAs y TCA, ve familiarizándote con ellos porque son ños auténticos protagonistas de las exfoliaciones
 
Un peeling químico puede contener alfahidroxiácidos, como el glicólico, el mandélico o el láctico. “Estos ácidos trabajan para reconfigurar la apariencia de la piel mediante un proceso exfoliador de las capas de la epidermis, suavizando finas líneas y arrugas, así como homogeneizando el tono”, añade Elliot Isaacs.

1. AHAs: Cuando un peeling está formulado con determinados AHAs, estos ayudan a promover la producción de colágeno, reduciendo los signos de la edad y las imperfecciones.

2. BHA: Como el ácido salicílico, son capaces de penetrar profundamente en los poros, reduciendo su tamaño y apariencia, así como descongestionándolos llamativamente y previniendo posibles granitos futuros.  Ahora, la eterna duda: ¿pelan? Hablando con el experto, explica que “Aunque no tiene por qué pasar, es cierto que los ácidos utilizados (Alfahidroxiácidos y Betahidroxiácidos) pueden causar ese famoso pelado de la piel durante la semana posterior al tratamiento. Sin embargo, esto se suele evitar cada vez en mayor medida”.
 
3. TCA: Quizá lo hayas escuchado como ácido tricloroacético, que trabaja en mayor profundidad para acabar con las células muertas y estimula con más eficacia la regeneración del tejido. ¿Por qué son más eficaces? Se debe a que consiguen penetrar mucho más profundamente que los AHAs y BHAs.
 
Peelings de Fenol o en profundidad: ¿sí o no?

Su recuperación suele ser mucho más larga y tras ellos suelen aparecer muchas más complicaciones y efectos segundarios. “Puesto que la mayoría de las preocupaciones se pueden rectificar con AHA y BHA, nosotros no recomendamos el fenol por resultar mucho más agresivo, salvo que un dermatólogo lo recomiende en situaciones muy concretas”, comenta Elisabeth San Gregorio. De esto se deduce que este tipo de peelings son solo recomendables en casos muy concretos, y siempre cuando lo prescriba un dermatólogo especializado, no debiendo hacerse en cualquier centro.
 

Continúa leyendo