Por qué las duchas de más de 5 minutos perjudican a nuestra piel y otros 8 consejos que contribuyen a su hidratación

Retener el agua de la piel es siempre prioritario, sobre todo en los meses más fríos del año, y es también vital para las pieles más secas.

piel agua caliente
Unsplash

La función de las cremas hidratantes, más que añadir hidratación externa, consiste en mantener la que ya existe. Por este motivo, además de procurarle más humedad, lo primero que tenemos que aprender es cómo evitar que la piel pierda el agua que ya tiene. Retener la hidratación y evitar que nuestra piel se seque es esencial para prevenir descamaciones, irritación y las posibles grietas que afectan a las pieles más sensibles.

Para descubrir los mejores métodos de protección de nuestra hidratación dérmica y evitar que la piel 'tenga sed', hemos recopilado una serie de consejos que podemos aplicar desde ya para hacer frente a los meses más fríos del otoño y al invierno que se acerca inexorablemente.

Para empezar, hay que tener claro que la solución no radica solamente en aplicarnos crema después de cada ducha, si no que se trata de crear y mantener unos hábitos que contribuyan a mantener nuestra piel saludable en el tiempo. He aquí las razones de por qué las duchas y los baños calientes no son tan beneficiosos para la piel como nos pensamos y otros 8 consejos que contribuyen a mantener la piel hidratada en el momento de la ducha.

 

1. Procura que el agua no esté demasiado caliente

La temperatura ideal es tibia, ya las altas temperaturas contribuyen a eliminar los aceites naturales de la piel que se encargan de mantenerla en perfecto estado y funcionan como una barrera protectora, por lo que puede deshidratarla. Esto cobra especial relevancia en el caso de las pieles más sensibles como las atópicas o aquellas que sufren psoriasis, ya que el agua muy caliente puede destruir los lípidos de la capa superior de la dermis, que son esenciales para mantener una buena salud dermatológica y a los agentes irritantes y a las bacterias fuera de alcance.

hidratacion piel frio
Unsplash

2. Procura que la ducha no dure más de 5 minutos

La moderación es clave cuando hablamos de exponer el cuerpo al agua muy caliente. Por tanto, además de utilizar agua tibia, las mejores duchas deben ser siempre de corta duración. Así evitaremos que el exceso de agua caliente nos deshidrate. Ese fenómeno (tan gracioso) de los deditos arrugados como pasas no es otra cosa que falta de hidratación.

 

3. Prescinde de las fórmulas jabonosas

Apúntate a los productos de limpieza corporal más suaves, formulados sin jabón y sin fragancias, limitando así el uso de componentes que pueden irritar y resecar la piel.

 

4. Aplica la crema hidratante con la piel ligeramente húmeda

El mejor momento para hidratar el cuerpo es 5 minutos después de salir de la ducha, cuando nuestra piel aún no se ha secado completamente. La piel ligeramente húmeda genera una tensión física que favorece la absorción de los productos de hidratación. Esto contribuye a que la crema hidratante retenga la hidratación existente en el cuerpo.

 

5. No te pases con la exfoliación

Los productos exfoliantes eliminan la piel muerta y contribuyen a que las fórmulas hidratantes penetren mejor, pero no ayudan a retener la humedad existente.

 

6. Evita las hidratantes en forma de loción

Las lociones suelen tener un mayor contenido de alcohol, por lo que secan más la piel.

 

7. Elige cremas que contengan ceramidas

Las ceramidas son ácidos grasos que funcionan como elementos cohesionadores a la hora de mantener unidas las células de la piel, al tiempo que las protegen. Se trata de una gran barrera reparadora que se une a la hidratación existente en la piel.

 

8. Si usas aceite facial, que sea después de la hidratante

Los aceites faciales contribuyen a sellar la humedad, por lo que la forma más efectiva de utilizarlos es después de que se haya absorbido la crema hidratante.

 

9. No te olvides del aceite para cutículas

Este producto actúa hidratando la cutícula y el lecho ungueal - el tejido que conecta la uña y el dedo -, por lo que su uso es siempre recomendable tanto para su crecimiento como para su mantenimiento.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo