Di adiós a la astenia primaveral con estos trucos y consejos

Si te sientes cansada y con sueño durante todo el día, y sufres de insomnio y falta de concentración, puede que estés padeciendo este problema. Atenta a cómo remediarlo.

Con la llegada de la nueva estación nos sentimos con menos energía. El cansancio, el encontrarnos apáticos e irritables ante todo o la falta de concentración son solo algunos de los males que podemos sentir en estos días. ¿Qué nos pasa? Lo que sentimos es astenia primaveral, una molestia causada por, entre otras cosas, la mayor concentración de polen en el aire, el aumento de las temperaturas y la mayor cantidad de horas de luz.

Es algo que suele pasar año tras año, pero se prevé que éste sea peor ya que se une con la pandemia. Ha sido un año muy duro para todos y la gran mayoría notan una sensación de agotamiento que se puede ver incrementada por la llegada de la primavera. Según los expertos de Nutritienda, la empresa online líder en productos de salud y belleza, más de un 65% de los españoles sufrirán astenia primaveral este año. Estos son algunos de los síntomas más comunes: somnolencia diurna, desmotivación, tristeza, dificultad de concentración, dolores de cabeza, disminución de la libido, falta de apetito, irritabilidad y cansancio generalizado. 

“Cualquier cambio de temperatura y luminosidad afecta a nuestro estado de ánimo, pero hay que tener en cuenta que este proceso es rápido y en unos días nuestro cuerpo se habrá adaptado y disfrutaremos de ese aumento de luminosidad y del buen tiempo, que hace que veamos la vida de otro color", nos cuenta Noelia Suárez, directora de comunicación de Nutritienda. El cuerpo tiene que adaptarse a las nuevas condiciones poco a poco, por eso, los expertos de Nutritienda dan unas pautas para sobrellevarlo de la mejor manera posible:

  1. Hacer deporte. Hacer deporte es uno de los mejores antidepresivos naturales, activa nuestro cuerpo y hace que uno se sienta mejor. Favorece la liberación de endorfinas que hace que aumente el estado de ánimo. Cualquier ejercicio es bueno, y más ahora que empieza el buen tiempo, se puede salir a correr, a montar en bici o a andar para sentirse mejor.
  2. Regular el sueño y anticiparse al cambio de hora. Hay que establecer una rutina de descanso y adaptarse al cambio de hora poco a poco. Es conveniente dormir una media de siete u ocho horas para que el cuerpo descanse y uno se levante con buen estado de ánimo.
  3. Hidratarse. Hay que beber un mínimo de litro y medio al día para que nuestro cuerpo esté hidratado. Se puede combinar con zumos e infusiones, aunque siempre dando prioridad al agua.
  4. Practicar yoga. Una buena manera de relajarse y adaptarse al cambio de estación es practicando yoga, ya que mejora la conexión entre cuerpo y mente y hace que uno se relaje, mejora el ciclo del sueño, elimina dolores musculares y controla la ansiedad.
  5. Actividades al aire libre. Ahora que llega el buen tiempo hay que aprovechar y salir al aire libre, dar paseos, estar al sol ya que es la mejor fuente de vitalidad.
  6. Limitar la cafeína. La cafeína es un alcaloide natural que se encuentra en distintas partes vegetales comestibles como por ejemplo las hojas de té, cacao y semillas de café. Es una sustancia que se consume sobre todo a través de bebidas como el café, el té y bebidas energéticas. La cafeína bloquea los lugares donde se une la adenosina que genera sensación de cansancio, sedación y actúa de forma contraria estimulando el sistema nervioso, pero si no se consume con moderación tiene efectos perjudiciales, así que es mejor limitarla ya que puede alterar el sistema nervioso e interferir en el sueño.
  7. Cuidar la alimentación. Siempre hay que cuidar la alimentación, pero en estas fechas más, ya que el cansancio y la falta de motivación hace que el cuerpo “nos pida” alimentos ricos en azúcar y grasas y hay que intentar evitarlos. Para ello, hay que aumentar la ingesta de verduras y frutas para conseguir tener más vitaminas y minerales. Una dieta variada, equilibrada y saludable junto con un estilo de vida sano y activo nos hará sentir más enérgicos.

Continúa leyendo