¿Cosmética eco para tu pelo? ¿Por qué?

1 minuto

La cosmética free sin parabenos, ni perfumes, ni colorantes llegó al mundo del cabello. Si te preguntas si este tipo de productos son para ti te contamos cómo el cuidado del cabello puede estar en comunión con la naturaleza.

Una melena sana y natural

 

 

 

¿Volarías en una compañía aérea donde solo se inspeccionara el 20% de sus aviones? Este es el total del porcentaje de ingredientes analizados en la industria cosmética. Existen 12.000 ingredientes en total, de los cuales solo se han investigado 2.400, y de estos, 1.200 son tóxicos. Sí, nuestros geles, champús y cremas incluyen sustancias sintéticas artificiales que los científicos relacionan con problemas de alergias cutáneas, piel atópica, psoriasis y enfermedades más graves. Ten en cuenta que solo un 38% de las españolas cuidamos apropiadamente nuestro cuero cabelludo, indispensable para lucir un pelo sano. 

Veganismo capilar

"Cuando en nuestro continente, Europa, 350 millones de mujeres utilizan una media de 17 productos  cosméticos al día, es urgente informar para que cada una decida si prefiere decantarse por la cosmética sin tóxicos", opina Sara Werner, co-fundadora de cocunat.com, firma toxic-free. Y es que, a la vera de este boom por alimentarnos de forma más natural, existe una corriente que aboga por eliminar cualquier atisbo de sustancia nociva de nuestra cosmética, este boom se está aplicando a la belleza además del al resto de áreas de nuestra vida". Hay tóxicos en los productos que comemos, en las prendas que nos ponemos o en los perfumes que olemos, qu epoco a poco afectan a nuestra salud. "Para nosotros", explica Mireia Trepat Martí, cofundadora de Freshly Cosmetics, "son tres las bases de una rutina capilar eco: aportar ingredientes naturales que fomenten un cabello fuerte desde la raíz, nutrir con aceites vegetales para sellar la cutícula y preservar el color y aportar antioxidantes que actúen contra la radiación solar y la contaminación".

¿Quiénes son los enemigos de un pelo sano? 

Los sulfatos y las siliconas se han convertido en los dos grandes elementos denostados por actuar de forma no tan 'limpia' sobre nuestro cabello.

Sulfatos: Su función en los champús es la de eliminar toda la grasa y suciedad del pelo. Es precisamente este elevado poder detergente el que provoca que su uso continuado ocasione una profunda sequedad del cabello, su debilitamiento y, en muchos casos, irritación del cuero cabelludo. El hecho de eliminar completamente las grasas del pelo desprotege nuestro cuero cabelludo de los aceites que este produce de manera natural. Esto ocasiona que el cabello trate de producir más aceites para compensar esta pérdida, lo que aumenta la producción de sebo y hace que nuestra melena se mantenga limpia mucho menos tiempo. Eso sí, si no hay sulfatos, hay que sustituirlo por otro agente limpiador.

Siliconas: Son polímeros, no biodegradables, que crean una capa superficial en nuestro pelo, evitando que nuestra melena en contacto con el exterior. Esto le confiere a nuestro cabello un aspecto sedoso y suave tras su lavado, pero también impide que tu cuero cabelludo y el cabello respiren, dificultando la regeneración natural de las células. A la larga, además, producen sequedad por su carácter hidrófobo, que impide que el agua u otros ingredientes nutritivos penetren en el cabello. Un uso prolongado de siliconas provoca que el champú se acumule en el cabello, haciendo que se ensucie antes. Además, las siliconas incorporan peso a nuestras fibras capilares, lo que ocasiona un menor volumen y una sensación de apelmazamiento.

 

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS