Cuerpo en primavera: piel seca

La piel sale de su letargo invernal y, cuando llega la primavera, pide disfrutar del sol. Sin embargo, la sequedad de la piel puede ser un problema.

piel seca

La piel sale de su letargo invernal y, cuando llega la primavera, pide disfrutar del sol. Sin embargo, la sequedad de la piel puede ser un problema.

 

Durante el invierno, el frío, el humo y las calefacciones resecan la piel y hacen que ésta aparezca deslucida, con mala hidratación y aspecto poco saludable. Nuestra piel necesita una puesta a punto para la primavera. Además, el sol tampoco es muy beneficioso para la piel seca, ya que empeora su aspecto, sobre todo si no utilizamos protección solar de manera regular.

 

Sin embargo, hay muchos consejos de belleza y cuidados que podemos llevar a cabo para cuidar la piel seca y mejorarla: la hidratación es básica e imprescindible, no solo mediante cremas hidratantes específicas para pieles secas, si no también con una dieta basada en frutas y verduras, bebiendo abundante agua y utilizando protección solar. Además, ducharnos mucho con agua muy caliente también hará que nuestra piel esté seca y utilizar jabones muy fuertes o con mucho perfume tampoco es aconsejable.

 

Otro factor que incide en la sequedad de la piel es el cloro: con la llegada del calor, las piscinas se hacen muy populares y su cloro afecta a a la piel. Por eso, es importante que extrememos los cuidados y que hidratemos bien la piel tras la sesión de piscina.

 

El aire acondicionado también reseca la piel: evita abusar de él y procura evitar las exposiciones muy directas. Si los problemas persisten, son muy duraderos o molestan, hay que acudir al médico, porque puede ser alguna patología de la piel.

 

¿Quieres saber más sobre cuidados para la sequedad de la piel? No te pierdas nuestra galería Cuidados para piel seca.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS