Cuidados lunares: protégete ante el sol

Es importante vigilar nuestros lunares al exponerlos al sol. Toma nota de nuestros consejos.

lunares

Dice un antiguo refrán español que 'mujer lunarosa mujer hermosa'. Algo muy cierto excepto cuando esos lunares y pecas tan sexys cambian de color y forma y se convierten en un problema. Aquí tienes las claves para cuidar tus pecas y tus lunares cuando te bronceas al sol para que siempre sean ese detalle sensual y no algo nocivo.

Antes de nada, si te preocupan tus pecas o tus lunares porque han cambiado de color o de forma, no tomes el sol y consulta con tu dermatólogo. Con los asuntos de la piel, no se juega.

Lunares y sol

Todas las personas tienen lunares en el cuerpo, algunos desde el momento en que nacen y otros que se van formando especialmente durante la pubertad. Se forman por una superproducción de melanina y no reportan ningún peligro, salgo que cambien de forma, de color, piquen, sangren o adquieran volumen. En ese caso, es imprescindible consultar con el doctor para que evalúe que no sea nocivo.

Cada año se descubren 200.000 casos de melanoma en el mundo

lunares


Si queremos que esos lunares se mantengan como un accidente sin más en la piel, hemos de cuidarlos debidamente a la hora de tomar el sol. Debemos tener las siguientes precauciones:

- Los lunares se forman entre los 10 y los 20 primeros años de nuestra vida. De manera que, durante las dos primeras décadas de vida hay que utilizar una protección solar muy elevada para evitar que los lunares surjan. Si ya es demasiado tarde, al menos inténtalo con los niños.
- Una vez que ya tenemos el lunar, debemos evitar que vaya a más. De nuevo, la crema con factor de protección muy alta es esencial. Opta por el SPF50 para esa zona.
- Si tu piel tiene ya muchos lunares, es una señal inequívoca de que es sensible al sol. Evita tomarlo entre las 12 y las 16 horas.
- Aunque no estés tomando el sol expresamente, ésta afecta a tu piel. Protege a diario las zonas con lunares con ese SPF alto.
- La sombra, la sombrilla y el sombrero son los grandes aliados de tus lunares también.

 

lunares

Las pecas y el sol
Mucha gente tiene las pecas desde la infancia, de forma hereditaria. Pero éstas también pueden surgir en una piel lisa a consecuencia de las repetidas exposiciones al sol sin los cuidados adecuados. Otra causa de su aparición es el uso de anticonceptivos orales, cambios hormonales o el embarazo. Suelen concentrarse en la nariz y las mejillas, el escote, los hombros, la parte superior de la espalda y en los brazos.

Las pecas son una acumulación de pigmento sobre la piel sin relieve.

¿Qué hacer con las pecas y el sol?
- La gente con la piel y los ojos claros es más propensa a tenerlas. Si es tu caso, extrema las precauciones con el sol para evitar que aparezcan. Utiliza la protección más alta y preferiblemente para pieles sensibles, evita las horas centrales del día para tomarlo...
- Hay gente que no tiene pecas de manera permanente sino que aparecen al exponerse al sol. De nuevo, lo más recomendable es utilizar la más alta protección en toda tu piel expuesta para evitar que surjan. Además, una vez a la semana debes aplicarte un buen exfoliante para favorecer la renovación de la piel.
- Evita tomar el sol mientras tomas ciertos medicamentos como antibióticos o anticonceptivos orales. Favorecen la aparición de pecas.
- Si además de proteger tus pecas para evitar que se multipliquen, quieres ocultarlas, tienes una solución. Existe en el mercado un buen número de maquillajes solares, es decir, bases de maquillaje con un factor de protección solar muy alto.

Etiquetas: lunares

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS