Cuidados para los pies en verano


pedicura_dentro

Ahora que nuestros pies están más expuestos que en ninguna época del año, debemos tener en cuenta algunos sencillos consejos para tenerlos perfectamente cuidados. Hace tiempo ya te hablamos de los tratamientos más profesionales para casa y en centros especializados, pero siempre hay un par de cositas más que puedes hacer para tus pies no sólo no sufran sino que estén perfectos. Y, además, atendiendo a los tiempos de recesión, muchos de los consejos que verás a continuación son totalmente low cost.

· Después de todo el invierno resguardados con medias, calcetines y zapatos cerrados, la continua exposición que sufren con las sandalias puede resecar notablemente tus pies. Existen multitud de cremas específicas para hidratar la zona, pero si no tienes nada en casa y necesitas una solución de emergencia súper económica, aquí la tienes. Busca una crema suavizante o mascarilla capilar que no uses habitualmente (o cualquiera que tengas por casa), y aplícatela generosamente en los pies con un suave masaje, profundizando especialmente en las zonas más secas y con durezas. Hazlo por la noche para poderlo dejar actuar mientras duermes; las más valientes pueden conseguir una hidratación total si cubren sus pies con un fino calcetín de algodón. A la mañana siguiente notarás un cambio radical.

pedicura_dentro_2· Las uñas de los pies tienden a las estrías mucho más que las de las manos, y su textura puede ser muy irregular. Si no tienes tiempo de dedicarles un tiempo con el pulidor, son muy recomendables los alisadores de uñas, rápidos y efectivos. En  Sephora tienen éste de la marca Mevala de lo más útil. Según la profundidad de las estrías, con una o dos capas es más que suficiente. Se puede aplicar solo (apenas deja brillo, incluso los hombres los pueden utilizar) o bajo el esmalte; en este caso la laca de uñas queda impecablemente lisa.

¡Atención a las ampollas!

El primer contacto con unas sandalias nuevas puede ser verdaderamente catastrófico para tus pies, y a veces las ampollas son inevitables. Debes tener muchísimo cuidado una vez que han salido, dado que si no se curan adecuadamente pueden derivar incluso en infecciones. Soluciones de emergencia: sumerge tus pies en agua tibia con sal para limpiar bien las heridas. Después, y para volver a calzarte de nuevo, los apósitos de Compeed son un verdadero milagro. No son especialmente baratos pero se adaptan como una segunda piel sobre la ampolla, y no se caen hasta que no está totalmente curada. Un verdadero milagro para nuestros pies.

Etiquetas: pedicura

Continúa leyendo...

COMENTARIOS