Evita problemas en tus manos este invierno

Las bajas temperaturas durante la temporada invernal pueden pasar factura a tus manos. Toma nota de cómo cuidarlas para hacer que se mantengan en perfecto estado.

Evita problemas en tus manos este invierno

Requieren de cuidados especiales todo el año, pero en esta época todavía más. Nuestras manos son una de las zonas del cuerpo más expuestas a los agentes externos del invierno, que pueden provocar en ellas problemas como sequedad y escamas, rojeces, e incluso grietas, además de un envejecimiento prematuro de la zona. Si quieres evitarlo, solo tienes que actuar contra ellos y prevenir sus ataques.

Con el frío, las células de la piel tardan más tiempo en regenerarse, por lo que en nuestras manos pueden tener un aspecto opaco y oscuro. Por eso, en cuanto lleguen los primeros signos del frío, te recomendamos realizar una exfoliación intensa con un producto específico que elimine imperfecciones y pieles muertas. Aunque si prefieres un truco casero, solo tienes que exprimir un limón y añadir azúcar hasta crear una pasta que debes frotar por tus manos un rato y después enjuagar.

Las cremas con un cuidado específico para las manos se convertirán en tus aliadas, así que no olvides llevar siempre una en el bolso que vaya contigo a todas partes. Recuerda aplicarla tantas veces al día como creas necesario, según como veas que responden tus manos. La manteca de karité y el aceite de almendras son algunos de los ingredientes principales con un alto poder nutritivo con los que se formulan estos productos.

Pero no solo tus manos pueden sufrir las consecuencias del frío, ya que las uñas son a veces las grandes olvidadas a la hora de cuidar y proteger. A parte de la crema, puedes aplicarles una vez por semana un tratamiento reparador especial para la zona, así como usar a diario un aceite hidratante especial para uñas.

Por si no es suficiente y la piel de tus manos comienza a sufrir los efectos del frío, toma nota de un truco. Por la noche aplica una gran cantidad de crema hidratante de manos o aceite de oliva y cubre la zona con un guante o plástico, potenciando así el calor en la zona y haciendo que el producto tenga un efecto mayor. Por la mañana las notarás más suaves y con un aspecto cuidado.

Otros consejos que te damos son lavarte las manos con agua templada o fría, nunca caliente, y hacerlo con un jabón neutro que no reseque la piel. Además, debes usar siempre guantes por la calle para evitar la sequedad producida por el frío y mantener tus manos calientes.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS