Hábitos saludables para reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama

3 minutos

El Día Mundial contra el Cáncer de Mama cumple una función muy importante de concienciación entre las mujeres de todo el mundo. De los diferentes tipos de cánceres que existen, el de mama es el que más sufren las mujeres según la OMS.

Hábitos saludables para reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama
Fotograma de 'Sexo en Nueva York'

La estadística indica que 1 de cada 8 mujeres desarrollan este tipo de tumor a lo largo de su vida. Pero hay dos armas con las que podemos hacer frente a esta enfermedad: disminuir el riesgo a través del  ejercicio físico y dieta, así como la detección precoz. Por ello debemos incorporar hábitos saludables que permiten reducir riesgos de sufrir cáncer de mama, así como revisiones rutinarias.

En primer lugar es conveniente estar sanas y en forma. Un cuerpo con un sistema inmunitario fuerte es mucho más resistente y está más protegido ante cualquier enfermedad. El cáncer no es una excepción. Para ello debemos estar atentas a dos elementos: ejercicio físico y dieta.

Practicar  deporte a diario nos ayudará a reducir no solo la cantidad de grasa de nuestro organismo, sino también los niveles de estrógenos que están vinculados con algunos tipos de cáncer de mama.

Hábitos saludables para reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama
Gtres

En cuanto a la  dieta, lo recomendable siempre es que sea variada y de proximidad, pero además, existen algunos "superalimentos" como el  aceite de oliva virgen extra, el brócoli, el ajo o las nueces, que fortalecerán nuestro sistema inmunitario de forma específica contra la aparición de tumores. También es importante evitar el alcohol, pues existen estudios que indican que su consumo aumenta las posibilidades de sufrir un tumor mamario.

Cabe destacar también que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer y diferentes sociedades científicas indican que la lactancia materna reduce el riesgo de sufrir esta patología, ya que amamantar tiene un efecto protector de las células mamarias.

Por otro lado, es muy importante la detección precoz. El cáncer de mama es uno de los pocos que se pueden diagnosticar antes de que aparezca algún síntoma. A esto se le une que la posibilidad de curación de esta enfermedad es casi del 100% cuando se detecta en la etapa inicial. Es por ello que se recomiendan mamografías anuales desde los 40-44 años y bianuales desde los 55 si no hay otras incidencias.

Hábitos saludables para reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama
Gtres

También la autoexploración puede jugar cierto papel en la detección precoz. Cada mujer debería familiarizarse con el aspecto natural y como siente sus senos, lo que le permitirá informar inmediatamente a su médico ante cualquier cambio que note en los mismos.

Todos estas rutinas de salud deben tomarse muy en cuenta e incluso aumentar la regularidad de las revisiones en caso de existir antecedentes familiares de la enfermedad. Por eso es recomendable acudir al asesoramiento genético si existe historia familiar de  cáncer de mama en madre, hermana o hija. Hay que señalar que para aquellas mujeres que tienen un riesgo elevado de padecer este cáncer, existen posibilidades para reducir las probabilidades de sufrirlo con medicación o cirugía preventiva.

Si pese a todo se detecta cáncer, es muy importante cuidar el aspecto psicológico y apoyarse tanto en nuestros seres queridos como en profesionales. La lucha contra el  cáncer es personal, pero también de equipo. El apoyo de nuestra familia, pareja y amigos puede marcar la diferencia. Además será muy favorable buscar ayuda psicológica. Cada vez son más seguros los que incluyen esta cobertura pues para luchar contra el cáncer de mama se requiere una fuerza mental capaz de resistir los cambios físicos así como el efecto de los tratamientos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS