¿Mandíbula cuadrada? La solución es el botox

También para el bruxismo


Tratamiento de botox contra la mandíbula cuadradaLas aplicaciones del botox se multiplican y sus beneficios van mucho más allá de la estética. ¿Lo último? Conseguir afinar el óvalo en aquellas personas que, debido a un desarrollo excesivo de los músculos maseteros (los que intervienen en el proceso de masticación), lucen una mandíbula cuadrada que rompe la armonía facial.

La técnica, en este caso, cumple una triple función: por una parte, corrige y previene el desarrollo de dichos músculos al quedar temporalmente relajados; pero además beneficia a quienes padecen bruxismo (presión o rechinar de los dientes al dormir, un gesto involuntario que desgasta los dientes y acentúa el desarrollo de los músculos mencionados).

Las inyecciones resultan indoloras (Pvp: 400 euros; duración: entre cuatro y seis meses).

Su última aplicación: la toxina botulínica elimina las arrugas de determinadas zonas del rostro pero el cerebro, al detectar que los músculos afectados no se contraen, manda la señal a otros provocando -en ocasiones- nuevas arrugas. Por eso es muy importante acudir a la consulta del especialista dos semanas después de la aplicación de la toxina, pues en esa revisión se corrigen las pequeñas anomalías, si las hubiera, sin coste alguno para el paciente.

Por la Dra. Arreche: Clínica Dermatológica Internacional: Gral. Díaz Porlier, 93. Tel. 914 449 797.
www.skinlogic.es

Etiquetas: botox

Continúa leyendo...

COMENTARIOS