Lavarse la cara con agua con gas es la última tendencia beauty (y funciona)

Puedes pensar que es una locura... pero es la moda en cosmética coreana. ¿Por qué crees que ellas gozan de una piel perfecta? Apúntate el truco.

agua

¿Lavarse la cara con agua con gas? Sí, no estamos de broma. Es la última tendencia beauty en todo el mundo. Y parece que funciona. Pero no es solo lavarse la cara, sino meterla literalmente dentro de un bol lleno de agua con gas. Y los resultados son sorprendentes.

Suena extraño, lo sabemos. Pero, ¿qué no haríamos por una piel radiante? Creemos que nada. La burbujeante limpieza de cara es originaria de Japón aunque se popularizó en Corea y promete ser un milagro para la piel. No solo la purifica después de haberla limpiado, sino que también aporta firmeza a la tez para que se vea más saludable. Sí, hablamos en serio.

El siguiente paso es correr al supermercado y hacerte con cuantas botellas puedas. Pero eso sí, ten cuidado: elige solo agua mineral con gas, no otro tipo de bebida con burbujas.

Los comienzos

agua

La tendencia comenzó en los spas. Algunos siempre habían utilizado el agua carbonatada para tratar la piel. A veces introduciendo la cara al completo en este tipo de agua o solamente con algodones haciendo presión en la piel. Nunca restregando ni frotando. El agua mineral es muy famosa en Corea y se usa, sorprendentemente, para muchísimas cosas relacionadas con el mundo de la belleza. Las mujeres llevan décadas introduciendo este agua en un montón de rutinas incluso juntándola con el agua mineral tradicional para aprovechar las propiedades de ambas unidas. Pero no solo la usan para la cara, sino que esta técnica también se aplica en la raíz del pelo para que luzca más sana y brillante. Parece que los usos son infinitos.

Beneficios

Es una práctica que requiere muy poco tiempo y además, es muy simple de realizar, por lo que es un 2x1 asegurado. La razón detrás de esta tendencia es que el agua mineral ayuda a mantener las células entre las fibras de colágeno más fuertes añdiendo un cuidado extra a la piel además de firmeza y sensación de tersura. ¿Y qué hacen las burbujas? Pues ayudan a limpiar los poros de manera suave sin ser muy bruscas con la piel. El tratamiento es, en principio, compatible con todos los tipos de piel que ya aplicado de vez en cuando no tiende a irritar en exceso. Sin embargo, si tienes una piel muy sensible con eccemas o rosácea, no es un tratamiento idóneo para ti ya que aunque no es agresivo, puede desequilibrar o favorecer un brote en tu tipo de piel. No obstante, si tienes una combianción de piel mixta con tendencia acnéica, esta es un rutina perfecta ya que ayuda a controlar la producción de grasa y sebo de manera natural y gradual al limpiar en profundidad los poros.

¿El baño de agua carbonatada?

Agua
Unsplash

Lo ideal es crear una mezcla que lleve la misma cantidad de agua mineral y la misma cantidad de agua mineral carbonatada con el objetivo de que la primera reduzca el efecto freeze de la segunda y que no sea tan fuerte para la piel. Si eres atrevida y lo quieres hacer en casa, solo necesitas un bol limpio, preferentemente de cristal y la mezcla bien realizada. Cuando tengas el agua, desmaquillate a conciencia, lava tu cara con un jabón neutro (o el que mejor te vaya para eliminar los restos que puedan quedar) y cuando tu cutis esté libre de suciedad mete la cara en la mezcla. Algunos dicen que el tiempo perfecto son 15 segundos para que la piel no se resienta, pero otros optan por hacerlo varias veces aguantando la respiración.

No hay una fórmula exacta, cada persona es diferente. ¿Lo mejor? Ir viendo como reacciona tu piel, y según los resultados, crear una rutina. Si comienzas a hacerlo una vez a la semana o incluso cada dos, deberías ver resultados. Si lo de introducir la cabeza en una especie de pecera no es lo tuyo, puedes optar por empapar algodones en la mezcla y presionarlos sobre la piel limpia. Es menos drástico y así verás como actúa la piel en el momento. Hazlo dos o tres veces por semana, según las necesidades de tu piel.

Las propiedades de ambas aguas (siempre minerales) prometen dejar tu piel más brillante, luminosa, con menos imperfecciones y mucho más firme. Todo parece maravilloso. Por eso no perdemos nada si lo probamos. ¿A quién le hizo daño un poco de agua? Eso sí, recuerda: aquí eso de más es más no se cumple, así que deberías hacerlo con moderación.

Lo poco gusta lo mucho cansa.

CONTINÚA LEYENDO