Vídeo de la semana

¿Por qué es tan importante limpiar las uñas antes de realizar una manicura?

Si el objetivo es conseguir un resultado perfecto y de larga duración, la limpieza de la superficie de las uñas es un paso crucial que nunca se debe pasar por alto.

quitaesmalte uñas manicura
Unsplash

Tal y como nos demuestran las manicuristas cada vez que visitamos el salón de belleza, la limpieza de la superficie de las uñas resulta tan imprescindible como el limado y el cuidado de las cutículas si lo que queremos es conseguir un resultado perfecto a la hora de aplicar cualquier esmalte o prebase. Sin embargo, cuando se trata de hacernos la manicura en casa, la limpieza es ese paso que frecuentemente se pasa por alto, a no ser que necesitemos retirar un esmalte previamente aplicado.

Conseguir una manicura de larga duración requiere tiempo, cuidado y una preparación adecuada que, además de todo el material necesario - limas, palito de naranjo, esmaltes,… - incluye un paso crucial: la limpieza de las manos y de las uñas, que contribuirá a eliminar los gérmenes y las bacterias que podrían quedar atrapados en ellas y causar alguna posible infección.

limpiar esmalte uñas
Unsplash

Principales usos y funciones de los limpiadores de uñas

Los limpiadores de uñas - que pueden adoptar la forma de toallitas, lociones o esponjas - se utilizan para contribuir a la adherencia y, por tanto, a una prolongada duración del esmalte. Para conseguir este objetivo es necesario preparar la superficie de la uña lo más adecuadamente posible, liberándola de residuos - como el polvo o la grasa - que puedan afectar a la sujeción del esmalte. Dado que las moléculas que pueden interferir en la formación de una película de esmalte duradera son tan pequeñas, resulta imprescindible incidir en esta zona con un producto suave y específico, más allá del lavado de manos anterior al comienzo del proceso, que impida que se produzcan imperfecciones en el esmaltado.

 

¿Cuál es la manera correcta de utilizar el limpiador de uñas?

Los requisitos imprescindibles que debe cumplir un buen limpiador de uñas se resumen en dos: que sea rápido en su función y que elimine fácilmente el esmalte sin dañar la uña. El proceso es bastante sencillo, ya que solo es necesario empapar un algodón en el producto - en el caso de que este sea líquido -, situarlo sobre la superficie de la uña y dejarlo actuar durante algunos segundos. En el caso de que tengamos que retirar un esmalte aplicado previamente, se deberá presionar el algodón sobre la uña hasta que el esmalte se haya ablandado y se pueda retirar con facilidad. En cualquiera de los dos casos, después de este paso solo hay que comprobar que la uña ha quedado totalmente limpia.

limpiar superficie uñas
Unsplash

Tipos de limpiadores de uñas

Aunque los más comunes son aquellos cuya fórmula es líquida y debe aplicarse con la ayuda de un disco desmaquillante, lo cierto es que existen limpiadores de uñas o quitaesmaltes en diversas versiones:

  • En toallitas. Su modo de empleo es similar al limpiador líquido solo que, en este caso, la toallita ya está impregnada del producto, por lo que se debe dejar actuar unos segundos para conseguir el mejor resultado.
  • En esponja. Se trata, posiblemente, de la fórmula que actúa más rápido. La esponja impregnada de producto limpiador se encuentra dentro de un pequeño recipiente y solo es necesario introducir cada uña durante unos segundos para que se elimine la suciedad o el esmalte que se tenga aplicado previamente.
  • En crema. Utilizar esta versión, más novedosa que las anteriores, requerirá algo más de tiempo y es útil, sobre todo, cuando queremos retirar esmalte y no solo limpiar la superficie de la uña. Gracias a su textura y fórmula - suele contener aceites hidratantes - deja las uñas con una apariencia suave y cuidada.
Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo