Los políticos y sus retoques estéticos

No pueden decir nombres, pero por sus cabinas de tratamiento pasan decenas de políticos de todos los signos. Te contamos qué se hacen los políticos y no vemos y por qué. La campaña electoral también se decide desde la camilla.

retoques políticos

No pueden decir nombres, pero por sus cabinas de tratamiento pasan decenas de políticos de todos los signos. Te contamos qué se hacen los políticos y no vemos y por qué. La campaña electoral también se decide desde la camilla.

El marketing electoral no para y cada detalle se mide al milímetro: también ojeras, papadas, barbas, arrugas… todo puede hacer perder o ganar votos. Los políticos no se atreven a hacer cambios radicales de imagen, estilo Putin o Berlusconi, pero es un secreto a voces (aunque no reconocido) que Cospedal se ha eliminado las bolsas y ojeras, Sáenz de Santamaría se ha modificado la nariz y se ha puesto carillas en los dientes y Alicia Sánchez-Camacho se ha retocado ojos y nariz.

El doctor Carlos San Martín, médico estético de Eternal Beauty Clinic, nos da el top five de tratamientos estéticos solicitado por los políticos:

1.- Lograr una apariencia descansada:

Para ello pueden recurrir al bótox en el tercio superior (“en esto, los políticos son como los actores: hay que suavizarles las arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo mediante toxina botulínica, pero utilizando la dosis precisa para no eliminar la expresión”, nos asegura). Suelen realizarse el tratamiento un mes antes de las elecciones y cuesta aproximadamente 360 euros.

Para quitarse la mirada cansada, recurren a la carboxiterapia, que, a base de dióxido de carbono introducido de forma subcutánea, mejora la oxigenación y microcirculación y difumina el tono violáceo de la ojera. Su precio: 40 euros por sesión.

2.- Para resultar más simpáticos:

Quieren evitar al máximo el aspecto de enfadados. “Cuando se enojen, deben parecer que lo hacen de forma selectiva”, asegura el experto. Por eso, unos tres meses antes, empiezan a utilizar toxina botulínica en el entrecejo combinada con rellenos de Ácido Hialurónico alrededor de la boca (precio aproximado 550 euros por zona).

3.- Para parecer más jóvenes:

En unas desafortunadas declaraciones, que luego rectificó, Albert Rivera, líder de ciudadanos, aseguraba que los elegidos deben ser “gente nacida en democracia”. Es decir, treintañeros. Enseguida se le echaron encima, pero -aunque no lo reconozcan- todos persiguen acortar la brecha cronológica con sus votantes. Para ello, utilizan el plasma rico en plaquetas+carboxiterapia (380 euros la sesión). Según nos comenta el doctor San Martín, “uno de sus principales males es el estrés, que a su vez provoca alopecia”.

4.- Conseguir un cuerpo atlético:

Según un estudio de la Universidad de Pretoria (Sudáfrica), el peso está relacionado inconscientemente con la salud y un buen sistema inmune, cosas que se perciben como una mayor fortaleza. Muchos de los políticos, constantemente de viaje, no pueden seguir una dieta, por lo que recurren a la reducción de grasa localizada, como la solución acuosa Aqualix, este tratamiento deben realizarlo 6 meses antes y cuesta unos 350 euros.

5.- Barbas al milímetro:

Incluso las barbas están estudiadas y esculpidas. Muchos políticos recurren al perfilado con láser de la barba o incluso a todo el afeitado para agilizar su día a día y evitar foliculitis. (Cada sesión, cuesta según la zona de 46 a 80 euros).

Continúa leyendo...

COMENTARIOS