Mitos y verdades de la celulitis: tipos de celulitis (hay una que aparece a partir de los 35 años y nos tiene completamente hundidas)

Hay muchas cuestiones relacionadas con la piel de naranja que damos por ciertas cuando no lo son. Conoce la verdad.

Mitos y verdades de la celulitis (1)
Imaxtree

Es el enemigo número uno de cualquier mujer cuando llega el verano. La celulitis o piel de naranja, que consiste en la acumulación de tejido adiposo que da lugar a la formación de nódulos y hoyuelos en la piel, afecta en mayor o menor medida a todas las mujeres del mundo. Factores hormonales o genéticos, embarazos o unos malos hábitos de alimentación y salud pueden fomentar su aparición en muslos, caderas, glúteos, brazos o incluso la tripa.

Dra. Pilar de Frutos, cirujana plástica, experta en medicina estética y directora de la Clínica Pilar de Frutos, nos da la definición de  celulitis: " denominamos así al aspecto que adopta nuestra piel en forma de “hoyuelos” o “piel de naranja”.  Su desarrollo depende de factores tanto genéticos como de hábitos de vida que nos hacen propensas a la retención de líquido y toxinas.

La retención continuada de líquidos y toxinas produce un estado de inflamación crónica donde los glóbulos de grasa y los trayectos fibrosos entre existentes en el tejido subcutáneo se hacen más notorios. Es mucho más frecuente en las mujeres y las zonas más afectadas son las piernas y glúteos, aunque puede aparecer incluso en abdomen o en los brazos".

Existen tres tipos de celulitis que hemos de distinguir para poder tratarlas adecuadamente y así nos ayuda a distinguirla la Dra. Pilar de Frutos.

1. Celulitis dura: se suele dar en mujeres jóvenes, localizada en glúteos y muslos, la piel y los nódulos son duros al tacto con presencia de hoyuelos. Es la celulitis real.

2. Celulitis blanda: de consistencia más gelatinosa y  más habitual en mujeres mayores de 35 años y que aparece a causa de la flacidez progresiva de los tejidos. No es realmente celulitis, ya que es sencillamente la consecuencia del destensado de los tejidos y el afinamiento de la piel.

3. Celulitis edematosa: aparece a cualquier edad y se localiza sobre todo en las piernas que suelen hincharse fácilmente  y se debe fundamentalmente a la retención de líquidos.

Este problema generalizado en –casi- todas las mujeres del mundo tiene muchas leyendas a su alrededor. Desmontamos sus mitos y te contamos las verdades acerca de la celulitis.

Mitos

1. Solo afecta a personas con obesidad. Más del 85% de las mujeres presentan celulitis en alguna parte de su cuerpo, tanto delgadas como no delgadas. El estrés, la mala circulación y unos hábitos de vida nada saludables pueden hacer que aparezca aunque tengas cuerpazo.

2. Desaparece si haces dieta. Lo único que puede pasar es que consigas una talla menos pero la piel de naranja siga igual, o incluso sea más evidente. Combina dieta con tratamientos estéticos o cosméticos y ejercicio para un resultado completo.

3. Los anticelulíticos solo actúan por la noche. Sí es cierto que los cosméticos tienen mayor efecto por la noche, ya que las células están más receptivas y las reacciones metabólicas se aceleran, pero eso no quiere decir que el anticelulítico solo funcione esas horas. Lo mejor es redoblar esfuerzos con un producto por la mañana y aplicar otro de acción intensiva mientras duermes.

4. La liposucción lo soluciona. Cuidado, ya que antes de realizar la intervención hay que comprobar que, al retirar la grasa, no se va a producir el descolgamiento de la piel.

Verdades

1. Puedes evitar su reaparición. Si consigues mejorar la apariencia de la zona, puedes mantenerla igual manteniendo unos hábitos de vida y dietéticos saludables. Los cosméticos pueden ayudarte a que todo siga igual.

2. Se trata con láser. Consiste en una intervención poco invasiva en la que se ataca la grasa con una sonda lipoláser que facilita la extracción de los adipocitos. Es mucho más sencilla que otras intervenciones.

3. Empeora con la edad. No es que se produzca un aumento por sí de la celulitis, sino que, con la menopausia, la piel pierde grosor y elasticidad y se aprecian más los nódulos de grasa.

4. El café y el tabaco la fomentan. Como sabes, entre los efectos nocivos de ambos productos se encuentra el que disminuyen el tamaño de los vasos sanguíneos por su acción vasoconstrictora.

También te puede interesar:

Continúa leyendo