¿Cómo me maquillo para ir a la oficina? 6 tips imprescindibles para transformar tu rostro

Nuestra ropa se adapta a la ocasión lo mismo sucede con el maquillaje. La forma de maquillarnos para ir a trabajar no es la misma que para, por ejemplo, salir por la noche.

maquillaje trabajar
Imaxtree

Adaptamos nuestra ropa a la ocasión y lo mismo sucede con el maquillaje. La forma de maquillarnos para ir a trabajar no es la misma que para, por ejemplo, salir por la noche. Nos gusta ser más arriesgadas e intensas en la nocturnidad. Nos atrevemos con sombras de ojos, eyeliners más geométricos e, incluso, aplicamos más máscara de pestañas porque, por el día, puede crear un efecto demasiado dramático.  

Aprender a maquillarse para cada ocasión, a veces, nos resulta complicado, sin embargo, el maquillaje que utilicemos para ir a la oficina debe ser discreto, salvo algún detalle de color que nos solemos permitir en labios y pómulos.

Lo más recomendable es tratar de conseguir el efecto “cara lavada”, es decir, ir maquilladas sin que apenas se note. Lo que los maquilladores y la pasarela han llamado "make up, no make up", ir maquillada pero sin que se note. 

¿En qué consistiría? En líneas generales podríamos decir que debería constar de una base de maquillaje de color suave, corrector de ojeras, un toque de colorete y algo de color en los labios. Son las claves de un maquillaje funcional y poco llamativo, perfecto para una mujer trabajadora.

Si te gusta la máscara de pestañas, puedes utilizarla para realzar un poco tu mirada, sobre todo si has pasado mala noche y no has descansado lo suficiente.

De la oficina a una cena con el maquilllaje perfecto

Cristina Lobato, maquilladora profesional, comparte los trucos más sencillos para convertir el look de oficina en uno ideal para la cena.

"Lo primero, prepara bien la piel. Es lo más importante. Limpiar, tonificar e hidratar. Así conseguirás que el maquillaje llegue lo más fresco posible a la hora de la cena", aclara la maquilladora. No renuncies a ninguno de los pasos de tu protocolo de hidratación diaria conseguirás que la piel esté más jugosa y el maquillaje no se cuartee. 

Maquíllate para ir a la oficina en 6 sencillos pasos

1. Corrige las imperfecciones: fuera ojeras, granitos, rojeces, etc.

2. Aplica la base de maquillaje que utilices de manera habitual. Evita el uso de polvos porque si luego hay que retocar la base por la tarde-noche y hay que volver a aplicar un producto fluido sobre algo que esté trabajado en polvo, el resultado no suele ser muy bueno.

3. Ponte un colorete muy natural para que después se pueda transformar.

4. Utiliza primer en los párpados. Este paso es muy importante para alargar la duración de las sombras y el  eyeliner. Así podás trabajar sobre ellas para realizar el maquillaje de noche.

5. Apuesta por una sombra de ojos en un solo tono natural en el párpado móvil, delinea con eyeliner y evita el uso de máscara de pestañas. Rízalas con el rizador para que la pestaña tenga un poquito más de cuerpo. Por otro lado, puedes aplicar solo primer de máscara de pestañas.

6. Por último, utiliza el labial que más te guste porque después podrás retirarlo con facilidad con una toallita.

Y, además, puedes jugar con el tono del labial según la franja horaria. Recuerda que los colores más intensos pueden ser muy atractivos por la noche. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo