Operación bikini: un baño relajante

Las obligaciones, las prisas, las horas punta… son muchos los factores que nos crean tensión y estrés a lo largo del día.

bano relajante

Las obligaciones, las prisas, las horas punta… son muchos los factores que nos crean tensión y estrés a lo largo del día. Ese nerviosismo se refleja en nuestro ánimo, pero también en nuestro estado físico e, incluso, en nuestra piel.

 

Los músculos se tensan y la piel luce un aspecto menos saludable cuando los nervios afloran. Si, además, unimos a esto la contaminación de las ciudades, la situación de nuestra dermis no mejora mucho, por eso, un buen baño relajante se convierte en algo básico en la operación bikini.

 

Mens sana in corpore sano, dale descanso a tu mente y tu cuerpo, tu salud y tu belleza te lo agradecerán.

 

¿Qué necesito para un baño relajante?

Tiempo, eso es lo primordial, pero tampoco demasiado. Con unos minutos para preparar la bañera y el ambiente será suficiente. Después, con 15 minutos de relax en el agua será suficiente para recuperar el tono.

 

Pon una música relajante, llena la bañera y échale algún aceite. El de pino, por ejemplo, es perfecto para calmar dolores de reuma, mientras que el de eucalipto actúa como bálsamo y el de lavanda ayuda a tonificar. Escoge la esencia que más te guste para relajar cuerpo y mente.

 

La temperatura del agua debe estar entre los 30-32º C para permitir que los poros de la piel se abran y las propiedades de los aceites actúen mejor.

 

Túmbate, deja tu mente en blanco sin pensar en preocupaciones y disfruta de la tranquilidad y el silencio. Eso sí, relajarse con un buen baño no es algo que se deba hacer todos los días porque perderá su encanto y, además, harás un gasto de agua innecesario.

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS