¿Por qué tenemos varices en las piernas?

Malestar en las piernas, hormigueo y al final… ¡Varices! Esas pequeñas venitas que tan poco nos gustan han llegado a nuestras piernas. ¿Se quedarán?

Varices en las piernas

Malestar en las piernas, hormigueo y al final… ¡Varices! Esas pequeñas venitas que tan poco nos gustan han llegado a nuestras piernas. ¿Cuáles son las razones por las que las sufrimos?

A partir de los 30 años, estas enemigas de tus piernas pueden aparecer y, de hecho, casi todas las mujeres tienen alguna variz que otra… Hay varias razones que explican la aparición de estas desagradables venas rojas.

Las varices y sus causas

Los doctores Carlos Lisbona y Xavier Puncernau, de la Unidad de cirugía láser de varices del centro médico Teknon, nos explican por qué tenemos varices:



La edad es el principal factor de riesgo en la aparición de varices. Suelen aparecer a partir de los 30 años y las mujeres somos las que más las sufrimos.

Una alimentación inadecuada basada en un exceso de grasa, sal o en la escasez de agua también afecta al sistema venoso.

Lo mismo ocurre con el sedentarismo, la falta de ejercicio físico perjudica la circulación sanguínea.

Tras la gestación, el riesgo de sufrir varices se incrementa un 20%. Además, durante el embarazo es común tener problemas de circulación y retención de líquidos que, al final, afectan a nuestras piernas.

 

Los hijos cuyo padre o madre padecen varices tienen un 50% de probabilidades de heredarlas. Y si ambos progenitores las tienen, este porcentaje crece hasta el 90%.

Antes de aparecer… ¡Avisan!

Los hormigueos, malestar, piernas inquietas y sensación de calor por la noche, son algunos de los síntomas que pueden indicarnos que las varices se acercan a nuestras piernas.

También podemos notar pesadez, dolor, calambres o hinchazón. Y, en todos estos casos lo mejor es ir al médico para tratarlas lo antes posible.

¿Todas las varices son iguales?

Hay varios tipos de varices que, además de antiestéticas, influyen en nuestra salud:

Las arañas vasculares son totalmente superficiales y afectan a los capilares de la piel. Son puramente estéticas, por lo que no causan dolor y se pueden eliminar con láser fácilmente.

Las varices propiamente dichas que pueden ser dolorosas y derivar en problemas como las flebitis, trombosis venosas, atrofia cutánea y úlceras varicosas.

 

El linfoedema es el caso más severo de varices y se asocian al edema linfático. Se produce una retención de líquido linfático que provoca hinchazón en las piernas. Mejora con el reposo y se eliminan con técnicas como presoterapia o drenajes linfáticos.

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS