¡No dejes que el calor te juegue una mala pasada en la piel!

La sobreexposición solar pueden afectar a la piel manifestándose a través de picores, tirantez, sensaciones de quemazón y rojez. Sigue estos consejos y no dejes que el sol arruine tus vacaciones.

Reactivas

Que el calor no te juegue una mala pasada

Aunque después de estar expuesta no sientas que te has quemado, no subestimes el poder de los efectos nocivos del sol y aplícate al salir de la ducha una loción específica post-solar. A diferencia de las cremas hidratantes, existen otros productos que contienen activos calmantes y regenerantes que alivian la piel y la hidratan en profundidad, además de realzar y prolongar el bronceado. Un truco muy sencillo para mejorar su efecto calmante es guardarla en la nevera y sacarla justo antes de aplicártela.    

Zonas sensibles

Los labios, la nariz y el contorno de los ojos son algunas de las zonas que debemos proteger con más empeño por su carácter fotosensible, pero no te olvides de los lunares, las zonas irritadas por una intervención de cirugía o las cicatrices más recientes. Antes de exponerte al sol, ya sea en la toalla, dando un paseo o tomando algo en una terraza, aplica el producto sobre la zona de manera uniforme. La solución más rápida y cómoda para cubrirlas son los protectores en barra o de tamaño pocket, que te permitan tenerlos a mano y repetir su aplicación tantas veces como sea necesario.

Sudor

Que en verano sudamos más es un hecho porque nuestro cuerpo responde al calor mediante la transpiración. La doctora María Teresa Truchuelo, del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, recomienda "utilizar desodorantes antitranspirantes con cloruro de aluminio y, si esto no funciona, optar por otras alternativas terapéuticas como los medicamentos orales o el botox", aclara. A la hora de aplicarse un factor de protección solar opta por las de tacto seco y que sean resistentes al agua. Prueba las nuevas fórmulas diseñadas para aplicarlas sobre la piel húmeda, son igual de eficaces que si las aplicas en seco. 

Blanco nuclear

El síndrome de las piernas blancas aflora en esta época del año, pero afortunadamente cada vez son más los productos que son capaces de broncear la piel sin que tengas que salir de casa. Atrás quedaron los autobronceadores que te delataban por sus fuertes fragancias o que manchaban la piel. Ahora garantizan un resultado natural gracias a sus texturas con color que facilitan la aplicación y aseguran una cobertura uniforme y sin marcas. Para un resultado óptimo extiende menos cantidad en zonas más pigmentadas como las rodillas y los codos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS