Yogur natural, el mejor aliado de tu piel: descubre cómo cuidar tu piel a base de yogur (tanto en tu dieta como en mascarillas caseras)

La fama del yogur natural como alimento saludable es más que conocida. Gracias a sus probióticos, protege el estómago y regula la flora intestinal. Sin embargo, los beneficios del yogur también se notan en la piel.

yogurt piel: beneficios y recetas de mascarillas caseras
Imaxtree

La fama del yogur natural como alimento saludable es más que conocida. Gracias a sus probióticos, protege el estómago y regula la flora intestinal. Sin embargo, los beneficios del yogur también se notan en la piel.

Para cuidar la piel es necesario establecer unos hábitos diarios: cremas, protección contra el excesivo frío o el asfixiante calor, evitar que esté excesivamente seca, etc. Recurrir al yogur casero es una buena forma de velar por la salud de nuestra piel. Tanto si apostamos por él por la vía tópica como si lo incluimos en nuestra alimentación. 

Al tomar yogur natural logramos regular la acción de los intestinos para que eliminen mejor las toxinas y deshechos, evitando que la piel se vea obligada a ser la responsable de deshacerse de esas sustancias que nuestro aparato digestivo no ha logrado eliminar.

No solo ingiriendo yogur logramos tener una piel cuidada: aplicándolo directamente sobre ella los resultados son perfectamente visibles.

Ya sea mediante el yogur propiamente dicho o a base de mascarillas de yogur con otros ingredientes como cítricos o avena, los efectos positivos sobre la piel son rápidos y efectivos.

¿Cómo me hago una mascarilla casera?

Pedro Catalá, cosmetólogo, doctor en Farmacia y fundador de Twelve Beauty nos revela los ingredientes cotidianos que, mezclados con una base de yogur, son muy beneficiosos para tu piel. Aprende cómo iniciarte en la cosmética casera sin poner en riesgo tu piel. “Como siempre insisto, hay que tener mucho cuidado con la cosmética casera”, explica el Dr. Pedro Catalá, “porque puede causar irritación, cambios de pH o favorecer la hiperpigmentación. Ahora bien, con tanto tiempo por delante en casa, sí podemos revisar algunos ingredientes que funcionan, que son fáciles de encontrar y seguros de utilizar en las dosis recomendadas”. Tienes que tener mucha cautela con lo que lees en sitios que no citan fuentes expertas y más si no sabes qué tipo de piel tienes y cómo puede reaccionar ante determinadas combinaciones, por muy naturales que sean. 

Para dar la consistencia adecuada a la mascarilla, se puede utilizar como base yogur, miel o, la base preferida del Dr. Pedro Catalá, los copos de avena. Descubre las recetas favoritas del doctor Catalá. 

Según tus necesidades podrás optar por una u otra, comenzamos.

Objetivo: equilibrante y seborregulador

1. Fresas machacadas.
Ricas en taninos, vitamina C, ácidos alfahidroxiácidos, ácido salicílico y flavonoides, tienen un efecto astringente. También poseen azúcares y péptidos que son hidratantes.

2. Quinoa ligeramente hervida.
Rica en selenio, vitamina B6 y zinc, es el remedio estrella para pieles mixtas con tendencia acneica.

Objetivo: revitalizante

1. Piña machacada.
Es emoliente debido a su contenido en alfa-hidroxiácidos, aminoácidos y azúcares. También contiene minerales que estimulan la síntesis de fibras de colágeno y elastina. 

2. Azafrán.
Los carotenoides responsables de su vibrante color, también son ricos en crocina y crocetina, moléculas que actúan como antioxidantes y funcionan muy bien en pieles estresadas.


Objetivo: antioxidante

1. Albaricoque machacado.
Si no es época, se puede hacer con albaricoques secos dejándolos toda una noche en remojo. Es rico en compuestos fenólicos y vitamina C, lo cual se traduce en una notable actividad antioxidante. Reduce la pérdida de agua transepidérmica debido a su contenido en carbohidratos.

2. Salvia.
El ácido ursólico que contiene, es altamente protector y reparador.

Objetivo: hidratante

1. Brócoli licuado.
Los ácidos grasos que contiene tienen un efecto filmógeno sobre la piel, manteniéndola elástica e hidratada.

2. Remolacha licuada.
Hay numerosos estudios que avalan su efecto hidratante sobre las capas más superficiales de la epidermis (estrato córneo).

También te puede interesar:

Continúa leyendo