1 de

5 consejos de belleza para las primeras canas

Un día, normalmente pasados los treinta años, te miras al espejo y ves como un pelo rebelde se sale del orden dispuesto por la naturaleza, cuando te acercas a mirarlo con más detenimiento te das cuenta que no es de tu color. Abres la boca, gritas, te la arrancas… Es una cana. Aunque todas las mujeres lo neguemos, las arrancamos, esa muestra de que el tiempo pasa demasiado rápido, nos mata psicológicamente. Aunque son menos los casos, también suele pasar sobre los veintialgo. Pero como todo, la aparición de las canas también tiene una explicación científica, de hecho tiene hasta nombre técnico: la canicie.

Con el paso de los años nuestro cabello sufre una falta de pigmentación, la siíntesis de pigmentos de melanina (Esta célula, altamente especializada y responsable de la pigmentación, pierde su efectividad) y su transferencia a la fibra se ve negativamente afectada. Y estos mismo pigmentos también sufren una decoloración, provocada por el estrés, el tabaco y los rayos del sol. Ante una disminución de la fabricación de pigmentos (producida por el peróxido de hidrógeno) y una alteración de su difusión, el cabello pierde color. Las canas son una muestra clara de la modificación de la estructura interna de nuestro cabello. Se vuelve más débil, más quebradizo, su estado natural cambia por uno más encrespado… y de ahí los cabellos blancos.

Hay varias opciones para convivir con este proceso. El tinte, al que recurren la mayoría de las mujeres (y hombres). Y en la actualidad también contamos con fórmulas que repigmentan la fibra capilar desde la raíz, restaurando su textura original para devolverlo, prácticamente a su color natural sin pigmentos colorantes.

¿Qué usar?

A nivel nutricosmética: Redenhair, unas cápsulas que combaten las canas y restauran el color original del cabello. Contiene catalasa, un ingrediente natural que previene los efectos del envejecimiento del cabello y combate la aparición de las canas. extracto seco de cola de caballo, de ortiga verde y de polígono, fortalecen el cabello, aportándoles más fuerza y brillo e incluso deteniendo la caída del mismo.

Tinte en casa: Con Revlon Color Silk, una coloración sin amoniaco de larga duración, 100% de cobertura de canas y textura en gel que permite una fácil y cómoda aplicación.

Cosmecéutica capilar: Phyto RE30, un sérum que trata la despigmentación del cabello blanco gracias a un péptido y el extracto de tulipán púrpura. Se aplica sobre el cuero cabelludo.