Belleza -- Consejos

Yoga para cuidar la piel: 6 posturas que te ayudarán

Con la reciente llegada del verano y el cambio de armario, buscamos broncear nuestra piel y que luzca tersa y saludable. Pero no siempre basta con la aplicación de cremas y exfoliantes, ya que el estrés también juega en contra de nuestra salud cutánea provocando más acné, menos luminosidad, un envejecimiento acelerado y una mayor sequedad, entre otros. Para reducir y combatir el estrés podemos practicar unos pocos minutos de yoga al día y disfrutar de sus múltiples beneficios. Esther García Daya, monitora de actividades cuerpo-mente de Zagros Sports, aconseja cómo incorporar el yoga a nuestros días de verano sin que nos reste mucho tiempo.

Antes de comenzar con las posturas más sencillas, debemos motivarnos y ser conscientes de que el éxito reside en uno mismo. Según los objetivos que nos marquemos iremos evolucionando en la práctica de la actividad y alcanzaremos una mayor sensación de calma y serenidad. Por ejemplo, podemos proponernos terminar el día con 30 minutos de yoga para calmar la mente después de hacer frente a la rutina diaria. Tenemos también que ser conscientes de que alrededor de cuatro semanas es el tiempo estimado por los profesionales para aprender las posturas correctamente. Este tiempo depende de la frecuencia con que se practique, siendo aconsejable unas dos veces a la semana. Después de este periodo de adaptación podremos trasladar el yoga a nuestras vacaciones y no perder ese pequeño tiempo de relajación, evitando así que las complicaciones de los viajes y los planes nos pasen factura. Además, combinar el yoga con los beneficios de entrenar en la playa supondrá una mejora en nuestra salud física y psicológica.

Para que la sesión de yoga sea efectiva y alcancemos un mayor estado de relajación será necesario crear un clima cómodo, ventilado y tranquilo. Un espacio sin obstáculos donde podemos incorporar elementos que potencien una atmósfera de relajación, como velas, incienso o música relajante.