Las técnicas invasivas y no invasivas de cirugía que debes conocer antes de pasar por el quirófano

¿Técnicas quirúrgicas o tratamientos no invasivos? ¿Qué implica cada uno de ellos? Y, sobre todo, ¿son sustitutivas o complementarias? Este es nuestro estudio acerca del dónde y el cómo.

 "¿Qué te has hecho?" Es la pregunta que nunca deseamos escuchar tras pasar por las manos de un cirujano o de un profesional de la estética. Porque el trabajo bien hecho es el que no se nota. Suele ser lo primero que de mandamos cuando acudimos a un profesional para abordar un retoque estético (corporal o facial). Pero también, claro está, buscamos unos buenos resultados, que duren en el tiempo y, cada vez más, que sean lo menos invasivos posible. Así España, en el puesto número 12 del ránking mundial (4º en el europeo) en intervenciones estéticas, registró un 47,74 % de procedimientos quirúrgicos y un 52,26 % de no quirúrgicos (según datos extraídos del informe anual correspondiente a 2016 de la International Society of Aesthetic Plastic Surgery).

Pero aunque parece que las opciones menos invasivas y no quirúrgicas como los peelings químicos o la microdermoabrasión están tomando el relevo a la cirugía estética tradicional, no siempre logran el mismo resultado, aunque sí pueden funcionar muy bien como técnica complementaria. Te mostramos las diferencias.

Continúa viendo nuestras galerías