Antes de tomar el sol, ¡exfoliación!

Es el turno de poner a punto nuestra piel para que reciba todo el sol y vitaminas que el verano nos ofrece. ¿Preparada para exfoliar tu piel?

Exfoliantes corporales

Este verano no puede fallar una buena operación bikini (o un intento) y por supuesto una exposición solar que te conferirá un moreno envidiable durante numerosas semanas. Pero conseguir este tono tostado perfecto depende de numerosos pasos: una correcta hidratación, pero también una exfoliación. Aunque pienses que este paso solo sea necesario puntualmente para facilitar, entre otros, la depilación, también es necesario para tomar el sol.

La exfoliación es un cuidado básico e indispensable para lucir una piel lisa y satinada. En pieles normales este proceso natural dura unas cinco semanas pero con el paso de los años el proceso de renovación celular se ralentiza, por lo que la piel necesita una pequeña ayuda para regenerarse. De ahí la importancia añadida de usar productos a base, por ejemplo, de ácido hialurónico, que favorecerán esta regeneración.

 

Exfoliantes corporales

Debido a su efecto renovador, la exfoliación transforma visiblemente la textura de la piel, dándole un aspecto más radiante, fresco y juvenil. Al eliminar las células muertas que obstruyen la superficie, la piel está mucho más receptiva para recibir los principios activos de cualquier producto o absorber vitaminas. Hidratantes, bronceadores... todos y cada uno de tus productos penetrarán en las capas superficiales pero también más profundas de la piel, consiguiendo un efecto mucho más potente. De ahí la importancia de realizar varias exfoliaciones corporales de cara al verano, temporada en la que los cuidados son más que nunca necesarios.

Además, este ritual de belleza es ideal para aquellas que usen cremas autobronceadoras porque evita que la crema quede aplicada con ronchas. Es el truco perfecto para lucir un bronceado de infarto, y sobre todo duradero. Recuerda la importancia de elegir un producto adaptado a tu piel, que no deje manchas o rastros: invertir en un buen autobronceador es una necesidad más que un lujo.

Cómo usar un exfoliante

Exfoliantes coporales
Instagram: @luxybombs

Normalmente los exfoliantes se aplican en la ducha con una esponja o guante que ayude a extender los gránulos bien. Lo puedes aplicar por todo el cuerpo, has de frotar bien para que el exfoliante cumpla su función. A muchas personas, este proceso les parece molesto por eso no se recomienda hacer más que una vez a la semana para preparar la piel para el sol. Después una vez al mes es suficiente.

Actualmente existen otros tipos de exfoliantes, de textura en gel, que son menos agresivos y podemos utilizarlos diariamente como gel de ducha. Limpian y exfolian a la par. Para maximizar sus beneficios te recomendamos que sigas usando la esponja exfoliante.

Nunca apliques un exfoliante corporal en el rostro, la piel es mucho más sensible y existen exfoliantes faciales muy eficaces. Lo ideal es combinar la exfoliaciones corporales y faciales con distintos productos, siempre teniendo en cuenta tu tipo de piel. Las pieles grasas, mixtas, sensibles y secas no necesitan el mismo cuidado. Usando un producto inadecuado, el efecto conseguido puede ser hasta nefasto.

CONTINÚA LEYENDO