Vídeo de la semana

Hiperhidrosis: este es el mejor tratamiento contra la sudoración excesiva

Es un problema mucho más común de lo que pueda parecer. Te contamos cómo se produce la sudoración excesiva y cómo se puede solucionar.

hiperhidrosis
Unsplash

Dejemos las cosas bien claras desde la primera línea. La sudoración no es mala (es importante para el control de nuestra temperatura, y la creación de una primera barrera de defensa cutánea), pero cuando se produce en exceso puede llegar a ser muy molesta. Si tienes que lidiar con este problema, has de saber que no estás sola: la hiperhidrosis focal primaria (HFP) es una patología de origen idiopático que afecta a un 2,8% de la población. 

Aunque se desconoce su origen, se sabe que dos tercios de las personas que la sufren tienen un familiar con hiperhidrosis, por lo que se cree que podría existir una predisposición genética. Al factor hereditario se le suma un componente emocional: el miedo, la ansiedad y el estrés son factores que incrementan la actividad de las glándulas sudoríparas y producen la hiperhidrosis.

“La sudoración excesiva influye directamente en la calidad de vida de las personas que la sufren y llega incluso a condicionar la elección del trabajo o de su vestimenta. Esta patología tiene un gran impacto en la autoestima y la seguridad en sí mismo del paciente, llevando a las personas que sudan en exceso a eludir la participación en actividades sociales”, explica el Dr. J.L. López Estebaranz, Dermatólogo y Doctor en Medicina, (Clínica Dermomedic, Jorge Juan, 36 1º Izda., Madrid). 

Cuando los métodos naturales no funcionan, los tratamientos específicos se convierten en una excelente opción. El último avance para el tratamiento de la hiperhidrosis axilar es la radiofrecuencia fraccionada Morpheus8, de Inmode, que genera una alta temperatura muy focalizada gracias a la radiofrecuencia bipolar fraccionada, destruyendo las glándulas sudoríparas hiperactivas de las axilas en 2-3 sesiones y produciendo una normalización de la sudoración axilar de forma permanente y tampoco se observará hipersudoración compensatoria.

¿En qué consiste esta tecnología? 

Es una radiofrecuencia bipolar fraccionada que penetra a una profundidad de 4.000 micras con un perfil térmico adicional de 1mm, lo que nos permite alcanzar una penetrar en el tejido hasta 5 mm. Su aplicador de microagujas teflonadas de 24 pins penetra en la epidermis produciendo una hipertermia que consigue destruir alrededor del 90% de las glándulas sudoríparas hiperactivas de las axilas y produciendo una normalización de la sudoración axilar de forma permanente.

“Es importante tener en cuenta que dichas glándulas no vuelven a regenerarse, su desaparición es permanente y, esta no afecta en ningún modo a la termorregulación corporal debido a que tan solo representan el 2% de 4 millones de glándulas que el ser humano tiene repartidas por todo su cuerpo”, explica el doctor. 

¿Cuántas sesiones se recomiendan? 

Se recomiendan de 1 a 3 sesiones para tratar totalmente la sudoración excesiva. El procedimiento se realiza de forma ambulatoria, bajo anestesia tópica local y cada sesión dura en torno a los 20 minutos por axila.

“Tras el tratamiento, el paciente presenta un ligero enrojecimiento o eritema que dura pocos minutos y podrá reanudar su actividad laboral y social habitual de manera inmediata y sin ningún efecto secundario. Los primeros resultados se apreciarán a las 2-3 semanas después del tratamiento. Finalizado el tratamiento, la normalización de la sudoración es estable y permanente”, concluye el dermatólogo.

Magdalena Fraj

Magdalena Fraj

Periodista de vocación, amante de la moda y 'beauty junkie'. Con 5 años me convertí en la estilista de mi madre y en ese momento descubrí lo que quería hacer con mi vida. Soy de las que todavía siguen viendo 'Sexo en Nueva York' en bucle y que aún suspiran por un libro en papel. En mi tiempo libre me pierdo por las calles de Madrid en la búsqueda de los mejores restaurantes italianos.

Continúa leyendo