La conciencia de la belleza

La ecología y la belleza se alían para crear nuevos tratamientos estéticos que encuentren la unión perfecta entre ambos mundos. Una tendencia que se consolida a diario, mira los mejores productos.

Ché Canterla / 21 de agosto de 2008.


Si tuviéramos que decidir un objetivo que siempre ha estado presente desde los tiempos de la mitificada Cleopatra hasta la actualidad, sin duda alguna sería estar guapas. Lucir una imagen perfecta deja de ser un objetivo a tener en cuenta de forma esporádica para ser una actividad diaria en nuestra agenda.


Este ritual de obligado cumplimiento ha hecho que las firmas de cosmética amplíen su  oferta de forma vertiginosa. Ahora no basta con las aplicaciones de las cremas preferidas sino que también invertimos nuestro tiempo de ocio en cuidarnos en lugares especializados. Pasar un fin de semana en balnearios se ha convertido en una de los entretenimientos más solicitados. Una atractiva propuesta que nos sirve para renovarnos tanto por fuera como por dentro, tándem básico para conseguir el equilibrio deseado. Gracias a esta fusión de conceptos, empieza a fraguarse el universo de la estética de una forma más moderna y renovada adaptada a las nuevas necesidades.La conciencia de la belleza


Atrás quedan las barbaridades a los que se sometían nuestros antepasados con los polvos de plata y el vinagre. Relegado al olvido quedan, también, las excentricidades a las que las casas de cosméticos sometían a la naturaleza. Actualmente,  las nuevas marcas, apuestan por el cuidado personal y de la tierra, para demostrar que conciencia y  belleza no están tan reñidas, como algunos aseguran.


La conciencia de la bellezaFirmas de prestigio como Kielh´s, La Prairie, Avéne o Stella Mccartney lanzan líneas biológicas basadas en el respeto medioambiental. Su compromiso se basa en usar productos naturales sin alterar de forma química sus saludables propiedades. Entre muchos de los productos que usan, destaca especialmente la oliva o el coco, dos grandes aliados por su gran poder nutritivo. Otros de los básicos que no faltan en muchas de las líneas estéticas son el caviar, el limón o las algas marinas, las cuales se usan en tratamientos antiarrugas gracias a su efecto tensor.


El auge de estas nuevas técnicas ha llevado a marcas como Avéne a crear un Balneario. Un espacio propio donde el mayor aliado es el agua y todos los beneficios que ésta reporta sin manipularla de forma antinatural.


Un conjunto de  cambios en la filosofía de estas marcas que avalan el giro hacia la reflexión ecológica.


Continúa leyendo...

COMENTARIOS