Los trucos de las influencers para posar en Instagram y parecer más delgadas destripados por la periodista más viral del momento

Hablemos del fake de las poses de Instagram.

Vivimos enganchados a las redes sociales, negar esta dependencia sería mentirnos a nosotros mismos. Según el Estudio Anual de Redes Sociales 2018, "las personas le dedicamos a Instagram una media de 57 minutos al día, un minuto menos de la media de tiempo dedicada a Facebook". Y eso era hace dos años, pandemia de por medio, el incremento del ocio virtual se ha incrementado por fuerza mayor. 

Las redes sociales alojan en su ADN numerosas virtudes y otras que, sin embargo, apelan a las debilidades más galopantes del ser humano. Entre ellas, las inseguridades, las envidias y los complejos trotan a ritmo frenético. Prueba de ello es la necesidad de presumir de una vida de ensueño y la imperiosa urgencia de posar con posturas imposibles, o, al menos, bastante poco naturales. 

Este vicio por la perfección, por el artificio y la estética elevada a su máxima potencia está generando ansiedad y distorsionando la realidad de muchas personas. Por ello, ante la urgencia de un golpe de realidad nacieron los ya conocidos movimientos body positive en los que ensalzaban la virtud de un cuerpo sano y bello, tengas la talla que tengas. 

Pero parece que no es suficiente. Necesitamos viralizar y dar fuerza a la normalidad en estado puro y entender que determinados cuerpos, cuentas de Instagram o fotos editoriales esconden más artificio que la mayoría de nuestros álbumes de fotos familiares en la playa.

El último movimiento viral ha sido el protagonizado por la periodista Danae Mercer que se ha dedicado en su cuenta de Instagram a destripar cada pose instagramer. Instagram Vs. realidad. 

La foto que está dando la vuelta al mundo

Todo depende del ángulo, el tiro de la foto y la estrategia de tu pose. 

Así escondemos la celulitis en un cuerpo fit

Lo importante es recordar que no es insano tener celulitis, es más natural de lo que imaginamos. De hecho, entre el 80 y el 90 por ciento de las mujeres presentan celulitis en las piernas, aunque también puede ser en brazos y abdomen. 

¿Podemos esconder la flacidez?

Si no consigues tener unas piernas turgentes existe un truco y así lo demuestra Danae, pero, además de enseñarte, lanza un mensaje tan interesante que consideramos que debemos compartir: "Está bien sentarse cómodamente. RELAJARSE mientras se RELAJA.
La perfección no es el precio que pagas por existir en un cuerpo humano. Y la comodidad es bastante increíble. Posar es muy divertido, pero NO POSAR no te hace valer MENOS. Incluso si eso significa que tus partes tambaleantes saldrán a la luz. O tu piel se pliega. O simplemente eres, bueno, TÚ".

Así la luz esculpe tu cuerpo

Y aquí explica Danae, los secretos de una foto y otra, pero, sobre todo, el mensaje empoderador de tu cuerpo

"Insta vs realidad o, mejor, hablemos de ILUMINACIÓN. Porque esa es la principal diferencia en estas fotos.
En uno, mi trasero está deliberadamente en ángulo hacia las sombras. La luz más suave oculta mi celulitis y suaviza la mayoría de mis estrías. Es halagador. 

En el otro, estoy en cuclillas casualmente (lol) al lado del espejo. Mis caderas y muslos están a la luz del sol. Bultos y protuberancias están en exhibición.

Hay algunas diferencias de postura ( core apretado, caderas desplegadas hacia atrás, squeeeezzzinnnggg), pero sobre todo esta foto es sobre la LUZ haciendo su magia.

Cuando trabajaba en revistas, filmamos al amanecer o al atardecer. En la mayoría de los sets, había personas que sostenían DIFUSORES Y REFLECTORES DE SOL para ayudar a crear el equilibrio favorecedor perfecto de sombra y luz.

Lo mismo sucede en REDES SOCIALES, solo que en una forma diferente. La mayoría de las insta modelos saben cómo posar y trabajar sus ángulos. Y también saben ILUMINACIÓN.
Al igual que la LUZ LATERAL, difundida desde una ventana, es la más favorecedora para los abdominales, pero generalmente es bastante dura en la cara. Es por eso que a menudo verás un teléfono que cubre la cara. O cómo las sombras puede eliminar suavemente ciertos defectillos. Todo eso está bien conmigo, sinceramente.
Es arte y fotografía, y no hay vergüenza en querer verse feroz. Pero también quiero recordarles cómo se FILTRAN MUCHO. Y cómo no debería compararse NUNCA con un EXTRAÑO en Internet.
Porque solo estás viendo sus instantáneas hechas con la luz perfecta. Tu realidad es mucho más variada, diversa y humana que eso.
Es más perfectamente imperfecto. Real. Crudo. Y eso es realmente maravilloso".

¿Por qué es importante demostrar que no todo el mundo tiene el cuerpo perfecto?

Porque ni es cierto y porque, desgraciadamente, la esclavitud de la imagen es una enfermedad. Alrededor de 400.000 personas padecen en España algún trastorno de la alimentación, la anorexia nerviosa y bulimia son los TCA más frecuentes. El principal problema radica en las exigencias físicas a las que se ven sometidos los más jóvenes. Las redes sociales el motor que las impulsan. Cuerpos esculturales, poses imposibles, cuerpos atléticos, sonrisas de anuncio...

Las Redes sociales, el nuevo enemigo

"El hecho de que los adolescentes tengan acceso a estas plataformas muy visuales desde tan jóvenes incrementa las comparaciones entre ellos y las personas a las que siguen. Eso ha provocado un aumento de la insatisfacción corporal", asegura Eduardo Serrano, coordinador de la Unidad de TCA del Hospital San Joan de Deu de Barcelona y uno de los coordinadores del informe Trastornos alimentarios y hábitos de búsqueda en internet. En EE UU la anorexia nerviosa supone ya la tercera enfermedad crónica más frecuente entre mujeres adolescentes, después de la obesidad y el asma.

"La letalidad de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) es la más alta entre las detectadas por trastornos psiquiatricos.

En España los últimos estudios realizados coinciden en señalar una tasa de prevalencia de casos de TCA en población adolescente de alrededor del 4,1 - 4,5%.

En concreto, la anorexia se sitúa en torno al 0,3%, la bulimia en el 0,8% y el TCA no específicado en torno al 3,1% de la población femenina de entre 12 y 21 años", explican desde Adeslas.

Continúa leyendo