Los viajes y sus incómodos problemas digestivos

Conoce el motivo por el que cuando sales de casa un inesperado invitado (y nada deseado) hace su aparición: el estreñimiento ocasional.

No falla: tú llevas días (o inclusos meses) pensando en esos idílicos momentos de relax en las vacaciones, sumado a las emociones que un viaje siempre nos provoca, y cuando llegas a tu destino paradisíaco dispuesta a disfrutar, la historia da un vuelco por culpa del estreñimiento ocasional, un invitado inesperado y nada deseado. Y sí, sabes perfectamente de lo que hablamos, ya que nos pasa a muchas. De hecho, puede ser que este trastorno comience hasta días antes del viaje, mientras estamos con todos los preparativos de nuestras vacaciones.

¿Y por qué sufrimos estreñimiento ocasional durante un viaje? Pues porque nuestro organismo se ve afectado por un cambio de hábitos, en el que tus horarios y rutinas de sueño y alimentación se ven afectados, además de que solemos disminuir la realización de actividad física, algo que influye en el buen funcionamiento de nuestro tránsito intestinal. Y, por qué negarlo, estar en un baño que no es el nuestro también puede favorecer la aparición de este problema.

¿Y qué podemos hacer para ponerle remedio a este estreñimiento ocasional, además de recurrir a por ayuda a nuestra farmacia si el problema persiste? Pues suele funcionar introducir en nuestra dieta alimentos ricos en fibra (la piña o el kiwi son un clásico), beber mucha agua para estar correctamente hidratados y salir a pasear o practicar running para activar nuestro cuerpo (si estás en la playa, prueba a salir a correr por las mañana temprano). Y sí, reserva un momento a diario para ti y establece un horario para ir al baño y relajarte, aunque te encuentres fuera de casa. ¡Verás cómo funciona!

Continúa leyendo