Lucha contra los excesos navideños antes de cometerlos



Puesta a puntoSi hay algo que caracteriza a los días venideros -además de los gastos, la alegría y las celebraciones- son los excesos gastronómicos que casi todos cometemos. Durante casi un mes, nos vemos envueltos en todo tipo de reuniones, fiestas y eventos que implican grandes cantidades de comida y, la mayor parte de las veces, también de alcohol. Cuando llega enero, además de la temida cuesta vemos cómo nuestra ?curva de la felicidad' ha tomado nuevas dimensiones, para la total desesperación de muchos. Antes de males mayores. apliquémonos un sabio dicho de nuestro refranero: más vale prevenir que curar.

Es prácticamente imposible que alguien tenga tanta fuerza de voluntad como para renunciar a todos esos grandes y pequeños placeres que nos ofrece la gastronomía. Quien no sea una fanática de los dulces no podrá resistirse a las deliciosas carnes rellenas o a los exquisitos vinos con los que van regadas. Desde comienzos de de diciembre, casi toda España vive una vorágine de cenas de empresa, antiguos compañeros y familiares que implican, en mayor o menor medida, una buena dosis de comida hipercalórica y bebidas con alcohol. Después, en enero, llegan los arrepentimientos, cuando se empieza a apreciar el aumento de peso.

¿Cómo podemos evitarlo? Una solución definitiva sería encerrarse en casa durante todas las fiestas, pero podemos tomar determinaciones menos drásticas y bastante efectivas para pasar unas navidades deliciosas y saludables al mismo tiempo. Para ello, el prestigioso Instituto MedicoEstético de Madrid ha preparado un interesante plan para que nuestros hábitos alimenticios sean más saludables y alejados de los excesos.

Asesorados por un gran equipo médico, comprobaremos que llevar una alimentación sana en Navidad es mucho más sencillo de lo que nos podamos imaginar, y que no implica grandes sacrificios.

  • Puesta a punto ¿Cenas demasiado largas y llenas de aperitivos entre platos? Intenta centrarte en los platos principales evitando comer entre horas.
  • Cuando te resulte imposible renunciar a los aperitivos y canapés (en una cena compuesta a base de ellos, principalmente), debes comer los de menor contenido calórico. Por ejemplo, las setas a la plancha, el jamón serrano, el marisco, los moluscos o los espárragos serán nuestros mejores aliados. Los peores son el foie, los fritos, el salmón ahumado, los quesos y los embutidos grasos
  • Si los dulces son tu perdición, no hace falta que renuncies a ellos, es suficiente con comerlos con moderación y en pequeñas cantidades.

· El alcohol engorda, y mucho, de ahí que es recomendable limitar su ingesta a los días claves (Nochebuena, Nochevieja, Navidad y Año Nuevo). ¡El abuso del alcohol nunca es bueno!

Si este año eres tú la anfitriona, aquí tienes algunas propuestas que harán tu menú menos calórico pero no menos sabroso:

Puesta a puntoPara los primeros platos puedes servirte de las grandes posibilidades que ofrecen las verduras de temporada. Es la época de la lombarda y del cardo, la alcachofa, la berenjena o el calabacín. Las menestras de verduras, las endibias y la sopa de pescado también son excelentes opciones.

En el caso de los segundos siempre acertaremos con un buen pescado, la opción más ligera y sabrosa. Si lo preparas al horno, además, te ahorrarás el tener que cocinar. En cuanto a las carnes, las más bajas en calorías son el pavo, el solomillo y el cordero al horno.

Los postres son el asunto más delicado: ¿de verdad hay alguien dispuesto a renunciar a los dulces? Como decíamos antes, una pequeña porción de turrón o de mazapán es perfectamente admisible, pero una macedonia o unas brochetas de frutas o unas manzanas al horno son tan sabrosas como sanas.

Existen muchos falsos mitos alrededor de las comidas navideñas, como por ejemplo que es mejor acudir en ayunas o sin haber comido apenas nada en los días anteriores. ¡Gran error! Tendremos mucha más hambre por lo que comeremos con más ansiedad y en mayor cantidad. En los días que hay entre fiesta y fiesta debemos retomar nuestro ritmo de alimentación habitual, si acaso un poco más ligera, pero de nuevo no es nada aconsejable hacer ayuno.

Por último, piensa que la Navidad es un momento inmejorable para reunirte con tus familiares y seres queridos; organiza tus eventos como actos sociales, no sólo culinarios, de manera que el centro de la reunión no sea la comida sino la compañía. Come despacio, bebe con prudencia y, ante todo, ¡disfruta mucho!

Puesta a puntoY cuando termine la Navidad...

Si no has podido resistirte a los caprichos navideños o, simplemente, te apetece vivir los beneficios de la desintoxicación, la cosmética y la salud se han aliado para ayudarte a limpiar tu organismo por dentro y por fuera.

El lujoso Plan Detox Six Senses del Hotel Arts de Barcelona nos ofrece un día entero de limpieza (cinco horas y media, nada menos) que comienza con un entrenamiento personal holístico, un paso por la zona de aguas, una envoltura de arcillas, un masaje Detox, un facial de arcillas y, por último, el descanso del guerrero en la Zona de Relax. El precio, incluyendo una noche de alojamiento en sus exclusivas instalaciones, es de 840 euros.

Además, puedes eliminar gran cantidad de toxinas a diario consumiendo con regularidad los zumos y smoothies de la casa Invo, la opción más vitamínica y sabrosa. Sus productos están elaborados con fruta natural, no contienen conservantes ni añadidos artificiales y contienen todos los beneficios de la fruta fresca concentrados en una botella. Hidratación desde dentro, fibra, vitaminas y minerales embotellados: ¡para que te cuides en cualquier sitio!

Etiquetas: adelgazar

Continúa leyendo...

COMENTARIOS