Existe un nuevo tipo de celulitis, la celulitis de la cuarentena: ¿por qué tenemos más que cuando nos confinamos?

Ha salido más y sabemos porqué ha pasado y cómo podemos solucionarlo.

¿Por qué tengo más celulitis?
Imaxtree

¿Es posible que tengamos más celulitis ahora que cuando nos confinamos? Tengo la sensación de haber descubierto un nuevo tipo de celulitis, he decidido bautizarla como la "celulitis confitada", mis amigas y yo hablábamos del "confinamiento" como "confitamiento". No es que sea, como tal una tipología, pero en plena era de la divagación y del exceso de tiempo para pensar me parecía propicio compartir qué hay de verdad tras esta observación. 

Para ver cuánto de real hay en esta situación que nos ha acompañado a las mujeres durante la cuarentena, he hablado con las doctoras Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto (Clínica Mira + Cueto, Calle Apolonio Morales, 13, G,  Madrid) para que me expliquen por qué parece que tenemos más celulitis.  "Es cierto que al estar confinados hay factores que pueden haber influido en un aumento de la celulitis:

1. Hemos estado sometidos a estrés y ansiedad ante la incertidumbre de esta situación y en consecuencia aumenta la síntesis de hormonas que están relacionadas con un aumento de la celulitis como las catecolaminas (adrenalina y Noradrenalina) y el cortisol.

2. Estos estados de estrés y ansiedad en algunas personas se vinculan con la comida y conllevan la ingesta de alimentos hipercalóricos en exceso como los azúcares que no son muy saludables y  que son perjudiciales para la celulitis.

3. Hemos estado obligados a estar todo el día en un espacio cerrado con menos posibilidad de movernos. La falta de ejercicio y el estar mucho tiempo en la misma posición, por ejemplo sentados al teletrabajar o simplemente viendo series, dificulta la circulación sanguínea y favorece la celulitis. También pueden haber empeorado nuestras digestiones y aumentar el estreñimiento teniendo una mayor predisposición a la celulitis".

Parece que hay razones para pensar que no he sido sacudida por una paranoia estética, por ello que querido profundizar en el origen de esta celulitis "en un trastorno estético que afecta a nuestra piel. Se altera su estructura, hay una afectación del tejido conjuntivo y de la grasa que está rodeada por unos tabiques de tejido conjuntivo que se fibrosan y endurecen y traccionan la piel hacia dentro, dando ese aspecto de “ piel de naranja”. Además, hay una alteración de la circulación sanguínea, se retienen más líquidos y se acumulan toxinas".

Pero, como en muchas de las afecciones cutáneas, hay factores que dependen directamente de la persona, es decir son intrínsecos: "genéticos, hereditarios que hacen que tengamos una mayor predisposición a tener celulitis y hormonales que está relacionados sobre todo con las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona). De hecho, la celulitis está presente en el 95 % de las mujeres".

Puede que si te ha tocado la "fortuna" de haber dicho que sí a los anteriores tengas que luchar con más ferocidad contra esta, con menos resultados, pero, es interesante que, si no es tu caso, descubras los factores extrínsecos que son los que sí podemos modificar:

  1. Mala circulación: varices.  recomendable utilizar medias de compresión para mejorar el retorno venoso y evitar ropas ajustadas.
  2. Estados de ansiedad y estrés que aumentan las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina).
  3. Alimentación.
  4. Ejercicio.
  5. Hábitos posturales: estar mucho tiempo sentados o en una misma posición.
  6. Digestiones: estreñimiento aumenta la celulitis.
  7. Tabaco y alcohol.

¿Qué podemos hacer para minimizarla? Pautas de alimentación y caseras

Hemos de partir de una base: "la celulitis es un problema multifactorial y que exige un abordaje terapéutico muy global  adaptado a cada caso, según tipo de celulitis, hábitos, etc", apuntan las doctoras de la Clínica Mira + Cueto.

Por ello, nos aconsejan los siguientes elementos para controlar la alimentación y evitar el sedentarismo:

- Evitar comida rápida y alimentos procesados. Basar la alimentación en consumo de proteínas, frutas anticelulíticas ( sandía, piña, fresas, kiwi, cítricos….), verduras ( alcachofas, espinacas) y hortalizas.

- Elegir alimentos que aportan fibra natural y combaten el estreñimiento.

- Evitar alimentos ricos en sal que aumentan la retención de líquidos.

- Beber mínimo 2 litros de agua y evitar bebidas carbonatadas y con cafeína

- Evitar tabaco y alcohol

- Evitar ropa ajustada. Tomar medidas para facilitar la circulación y el retorno venoso: medias de compresión y duchas de agua fría. Cambiar frecuentemente de posición.

- Evitar el sedentarismo realizando ejercicio: sentadillas, ejercicios de tonificación, caminar, subir escaleras, ejercicios en el agua……

- Controlar o aprender a gestionar el estrés. Las hormonas del estrés aumentan la grasa.

Los tratamientos recomendados

Dr. Leo Cerrud, experto en Medicina Estética y Nutrición, nos propone los tratamientos  que mejor se adaptan a este tipo de celulitis o lo que él llama "cuerpo de sofá":

Primero, hemos de comenzar con la pérdida de peso: "Con el fin de recuperar los buenos hábitos alimenticios o empezar a adquirirlos el experto propone su Only Leon Plan: dieta a la carta y mesoterapia corporal personalizada. Desde 380€; otra opción es Fit Body, que consiste en coaching nutricional, mesoterapia lipolítica y aparatología. Desde 580€".
En segundo lugar, para atacar la celulitis: "la solución puede estar en Drenakua, combinación del inyectable diseñado para combatir la celulitis Alidya junto a ondas de choque. Pack de 5 sesiones, 690€".

Desde la clínica Mira Cueto nos aconsejan utilizar la Electroterapia: "es como una gimnasia pasiva. Colocamos unos electrodos sobre la piel a nivel de los músculos sobre los que queremos actuar. La contracción muscular estimula la circulación periférica ayudando a resolver edemas y así tratar la celulitis".
Y combinarlo con radiofrecuencia: "energía electromagnética que actúa por calor estimulando la microcirculación, regenerando el tejido estimulando la síntesis de colágeno y compactándolo. A partir de 90€".

 

“Recomiendo la infiltración de Alidya para disolver la celulitis (sobre todo si hay un componente circulatorio), junto a algunas sesiones de LPG, VelaShape (infrarrojos, vacumterapia y radiofrecuencia), ondas de choque y mesoterapia. No hay un protocolo único, depende de cada paciente”, cuenta la dra. Mar Lázaro, experta en medicina estética. Considera fundamental combinarlo con una pérdida de peso y volumen y, para ayudar a tal fin, coincide en aplicar "mesoterapia corporal a base de sustancias drenantes, activadoras de la circulación y capaces de reducir la grasa localizada, al igual que la carboxiterapia (CO2 infiltrado)". Desde 60€ por sesión.

 

La doctora Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza, se decanta por el ácido hialurónico monofásico. "Es uno de los tratamientos más certeros en la actualidad para combatir el aspecto de la piel de naranja y sus característicos hoyuelos. Ha sido especialmente diseñado para ser utilizado en la zona de glúteos y piernas y corrige las irregularidades de forma muy precisa, gene- rando una estructura de sustento al ser infiltrado. Se presenta en viales de 10 ml que permiten tratar grandes áreas. La clave está en depositarlo mediante la jeringuilla en un plano cutáneo superficial con el fin de rellenar las depresiones e irregularidades que provoca la celulitis". La piel de naranja desaparece durante 18 meses y mejora notablemente la textura de la piel. Precio: a partir de 500 €. 



Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo